Porotos: el abecé para que se exprese todo el potencial

Una producción clave como economía regional
Una producción clave como economía regional Crédito: Adrián Poletti
Agustín Calderoni
(0)
3 de marzo de 2020  • 16:45

El cultivo que vamos a describir es tan caprichoso como la cantidad de colores y especies que posee: porotos negros, Cranberry, red light Kidney, carioca, distintos tipos de blancos, red Dark, canelas, etc. De manejo casi hortícola, los productores lo manejan con sutileza y precisión para poder expresar el máximo potencial de rendimiento.

El poroto es un cultivo de ciclo corto que dura entre 90 y 110 días desde la siembra a la cosecha. Tiene un requerimiento de agua de entre 300mm y 500mm en el ciclo completo. Pero con baja capacidad fotosintética, elevada tasa transpiratoria, un sistema radicular reducido, no tolera el encharcamiento y tiene un rango de tolerancia de la temperatura estrecho (15°C a 29°C), las mínimas 12°C y la máxima 35 grados.

Esto explica que desde su capacidad productiva teórica a la real estemos extremadamente lejos. La pregunta sería entonces: ¿Qué podemos hacer para aumentar nuestro potencial?. Para lograrlo, el diseño y decisión de las aplicaciones deben estas ligadas al conocimiento de la fenología y fisiología del cultivo, enfocándonos en la eficiencia del aprovechamiento de los insumos.

La productividad depende de tres factores: genética, ambiente y manejo. En el poroto, los factores dependientes del manejo son: número de nudos, área foliar, duración del área foliar y número de vainas por planta. Dentro de estos factores, tienen especial importancia el número de vainas y la duración del área foliar.

Estrategias de manejo

  • Es necesario el perfecto conocimiento del ambiente de producción
  • Uso de semillas de muy buena calidad y procedencia conocida
  • Ser exigentes con la densidad en la siembra tanto como con la distribución espacial de las semillas
  • Garantizar la ramificación temprana
  • Crecimiento vegetativo armonioso (sin excesos)
  • Protección sanitaria desde los períodos iniciales
  • Control efectivo y racional de malezas, plagas y enfermedades
  • Floración sin estrés significativo
  • Larga duración de área foliar
  • Uniformidad de maduración

Debemos tratar de generar la mayor cantidad de nudos fértiles por planta, bajar la tasa de aborto floral, atender las necesidades de nitrógeno en las fases fenológicas específicas y asegurar el área foliar y la duración de las hojas hasta el final del ciclo manteniendo un llenado de granos constante.

El cultivo responde al buen manejo
El cultivo responde al buen manejo

El crecimiento de las raíces está directamente relacionado con el balance hormonal de la planta y consecuentemente repercutirá en la construcción del rendimiento. La aplicación de biorreguladores en la semilla tiene un efecto muy positivo porque disparan inicialmente la señal de producir una alta división celular mejorando la calidad de las raíces en lo que respecta a profundidad, cantidad y capacidad de acumular energía y balancear nutrientes y hormonas.

El crecimiento inicial de la planta tiene como destino de foto asimilados a la raíz. Este concepto parece muy básico, pero no resulta ser tan claro en la práctica. En este sentido, la aplicación de bioestimulantes genera la continua división celular asegurando el correcto crecimiento de las hojas y las raíces y consecuentemente un tallo más erecto y robusto con ramificación lateral temprana reduciendo de esta forma los potenciales daños generados por situaciones de estrés.

La construcción de las raíces está en función de la disponibilidad de fósforo, nitrógeno, calcio, azufre y boro. La disponibilidad del nitrógeno (N) estará íntimamente relacionada con la actividad microbiana y el contenido de materia orgánica. El requerimiento de poroto es de 30 a 35kilos de N por tonelada de granos. La cantidad de N disponible será la suma de: cantidad de N como nitratos en suelo + fijación biológica de N. Este cálculo deberá ser realizado para conocer los niveles de complemento que el cultivo requiera.

Altas cantidades o disponibilidad de N en etapas iniciales producirán el crecimiento exuberante y desequilibrado con otros nutrientes como fósforo, potasio, calcio, molibdeno, manganeso y cobre, produciendo mayor sensibilidad a enfermedades. Tener el correcto balance de nutrientes nos permitirá ir armando una planta erecta, con más puntos de fructificación y más sana para esperar la fase reproductiva.

La alta tasa de abortos florales es uno de los problemas más importantes de la productividad del poroto. La floración del poroto es diferente según el hábito de crecimiento. En los determinados, la floración comienza desde arriba en sentido descendente y en los indeterminados al contrario.

Las primeras flores son las que más probabilidad tienen de producir granos más grandes. Las últimas en formarse tienen más probabilidades de abortar. Esto es así por la capacidad de las raíces de producir citoquinina acompañado por el aumento de etileno en las plantas. Bajas temperaturas, como así también aquellas superiores a 22°C a 24°C en la noche son extremadamente perjudiciales para la formación de los frutos. Por lo tanto, la preservación de las vainas en la planta se inicia con el correcto cuidado de las flores y su efectiva fecundación.

En la etapa reproductiva, el balance hormonal será la resultante de la proporción de hormonas de crecimiento y las hormonas de envejecimiento. Las auxinas, citoquininas y giberelinas son sintetizadas por células nuevas, principalmente de la raíz. Al cambiar la relación fuente / destino a partir de la floración, la raíz deja de tener energía y comienza a declinar aumentando la proporción de células maduras.

Esto provoca el aumento de etileno y la disminución de citoquinina, fundamental para producir división celular. Es este el motivo por el cual baja la probabilidad de cuaje a medida que nos alejamos del período de inicio de floración. Hoy podemos disponer de productos con acción antiestrés que producen un control en las concentraciones de etileno y disminución de oxidantes.

Una vez cuajadas las vainas y en período de llenado de granos, deberemos preocuparnos por la eficiencia de fotosíntesis y extender lo más posible la vida útil de las hojas. A partir de V4 comienza a construirse rápidamente el aparato fotosintético que culmina idealmente con 15 a 20 hojas para los porotos indeterminados o con 12 a 15 hojas en los determinados.

Los efectos relacionados con la oferta hídrica y nutricional están directamente relacionados con la población de plantas por hectárea y la extensión del sistema radicular. Por tal motivo es fundamental asegurar un IAF de 4,5 a 5 como máximo. De esta manera nos aseguramos de que los 400mm sean suficientes para mantener una adecuada arquitectura vegetativa y reproductiva.

En el momento de llenado de granos (R8) el mismo se encuentra con el 60 o 70% del tamaño final y la ocurrencia de déficit hídrico o nutricional (N, P, K y B) indefectiblemente repercutirá afectando el llenado. Aplicaciones de N foliar puede contribuir a la tasa de llenado de granos (R7, R8) y a mantener la tasa fotosintética activa reteniendo las hojas por más tiempo.

Consideraciones finales

Las actividades agrícolas, con el objetivo de lograr altas productividades, exigen un enfoque muy amplio, tanto en la gestión del proceso productivo como del conocimiento mínimo para la mitigación de estrés biótico y abiótico que pueden condicionar el objetivo trazado. Por lo tanto, la búsqueda incesante de la perfección y la información precisa podrá asegurar la diferenciación de profesionales capacitados, responsables y sintonizados a nuestros tiempos de cambio (Luiz Fancelli).

El autor es especialista en protección vegetal y coordinador técnico general de Stoller Argentina y Uruguay

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.