Silobolsas. De la impotencia ante el ataque a la bronca porque todo queda en la nada

Ya atacaron a 30 silobolsas de 23 productores
Ya atacaron a 30 silobolsas de 23 productores Crédito: Gentileza
(0)
23 de junio de 2020  • 16:19

Más allá de la impotencia, la bronca por encontrarse de repente con un silobolsa roto, o varios según el caso, los productores que sufrieron este tipo de vandalismo se topan con otra realidad: pese a hacer las correspondientes denuncias, no se termina de dar con los responsables.

LA NACION consultó a algunos de los productores que registraron estos hechos para conocer si hubo avances en las respectivas investigaciones. No se trata de algo sencillo cuando los supuestos autores actúan de noche, en lugares donde no circula nadie y no dejan más rastros que alguna que otra huella.

"No se esclareció nada y no creo que se esclarezca", señaló, terminante, Gustavo Romero, un productor que sufrió la destrucción de un silobolsa con soja en un establecimiento cercano a Pehuajó, Buenos Aires. El silobolsa tenía 210 toneladas y dijo, tuvo "suerte", porque recuperó 200.

Romero reveló que, tras el hecho, lo llamó el intendente local Pablo Zurro, un kirchnerista que en varias oportunidades tuvo chispazos con el campo. Romero destacó el gesto de Zurro: "Me llamó a las once de la noche -el día que se conoció públicamente el hecho-preocupado por la situación y puso a mi disposición la patrulla. Vino la policía a averiguar; se puso a disposición".

Si bien realizó la denuncia, todavía no tuvo novedades por el lado de algún avance judicial. Cree que si eso pasa debería ser informado.

"El daño más grande es que se meten en la propiedad privada y nos estamos acostumbrando a eso", señaló el productor.

Cerca de Oliva, en Córdoba, a Franco Brarda le cortaron dos silobolsas con soja y otros dos con maíz picado para la alimentación animal. ¿Se descubrió algo tras el vandalismo?, le preguntó LA NACION. La respuesta fue: "No se descubrió nada, la policía no encontró nada".

Según Brarda, en el lugar había como unas huellas, pero aún así no se pudo concretar avances para la investigación. "Vinieron policías de todos lados", indicó.

Lo que allí cambió tras el hecho fue la aparición desde la semana pasada de una patrulla rural que monitorea la zona. Brarda apuntó que la patrulla está recorriendo la región al menos dos veces a la semana. "Esperaron a que pase algo", se quejó.

A Danilo Menna, otro productor de San Jerónimo Sud, en Santa Fe, le rompieron y robaron grano de un silobolsa. Según señaló, por ahora no se esclareció lo ocurrido mientras estos episodios en la región siguen ocurriendo.

En abril pasado, a Leandro Ansaloni, le entraron en un campo en María Teresa, en el sur de Santa Fe, y le destruyeron 6 silobolsas con 1300 toneladas de maíz. Logró recuperar gran parte del cereal derramado según cuenta ahora. Hizo la denuncia y ahí quedó. Recibió la visita de la policía y quedó con la misma fuerza en contacto ante cualquier novedad. Ansaloni dijo en su momento que no podía sospechar de nadie.

La reiteración de los hechos, la situación en que se producen, supuestamente a altas horas de la madrugada, en varios casos aprovechando la cercanía de los silobolsas a un pueblo, una ruta o caminos cercanos, desvelan a los productores que están con la impotencia de que no se puede dar con los responsables.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.