Trigo 2020/2021: un ciclo para capitalizar todo lo aprendido con la fertilización

En los últimos años hubo una mejora en la fertilización del cultivo
En los últimos años hubo una mejora en la fertilización del cultivo Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Mariana Reinke
(0)
30 de abril de 2020  • 18:39

Pese a un contexto mundial difícil y de enormes dudas, existen oportunidades concretas para que los productores de trigo capitalicen y profundicen conocimientos de experiencias de campañas anteriores.

A esa idea llegó Jorge Bassi, presidente de la Asociación Civil Fertilizar, en la charla virtual "Trigo: capitalizar la experiencia", organizada por la entidad.

"Hoy los números dan, somos optimistas, esta es una oportunidad de oro, porque, además, el Covid-19 no ha manoseado al trigo y el consumo local no ha sido afectado", dijo.

El especialista detalló que se espera una buena campaña para el trigo en donde se recorren dos caminos. "Por un lado, el factor económico es básico para que el productor pueda encarar una nueva campaña. Otro factor es el agua, cuyas reservas en el momento de la siembra le dan mucha seguridad al cultivo. Hoy hay mucha humedad de siembra y eso nos facilita apuntar a altos rendimientos", indicó.

Otro de los factores esenciales del que habló Bassi es la relación insumo-producto, es decir los kilos de trigo que se necesitan para pagar los kilos de fertilizante que requiere el cultivo, que representa el 30% de los costos de producción. Según contó el experto, cuando la relación insumo-producto era desfavorable, para que la ecuación cierre el productor bajaba la dosis par hacer más eficiente el sistema.

"Cuando mejoraron esas relaciones, enseguida el productor volvió a mejorar su tecnología año a año. Esta curva de aprendizaje es lo que debemos capitalizar este año, debemos hacer los números con toda la experiencia que tenemos, que nos llevó cuatro años en mejorar las dosis de los fertilizantes", puntualizó.

Explicó cómo, después de la campaña de 2015, que fue un año bisagra para el cereal (en diciembre de ese año se quitaron las retenciones y el área creció), se fue mejorando los rendimientos, pero por sobre todo la proteína y la fertilización en general. "Logramos esta doble Nelson que fue tan importante para poder ser exitosos, exportando alrededor de 12 millones de toneladas al mundo, con un muy buen nivel de proteína en las últimas campañas", describió.

Según datos de la entidad, el consumo de fertilizantes se triplicó, se mejoró y se amplió la superficie y el impacto económico en materia de insumos fue importante. "A nivel trigo se duplicó la producción, se pasó de producir 9 millones de toneladas en 2009 a 19,75 millones de toneladas en la última campaña. Multiplicamos la exportación y la cantidad de dólares que ingresaron al país", sostuvo.

Bassi señaló que se puede ir a un sistema donde se invierta más y, a la vez, se gane más dinero y se cuide mejor el suelo."Se tardó cuatro años en perfeccionar el sistema en el cual producimos trigo, pero aún nos queda una brecha por mejorar", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.