Chow Tai Fook o la mayor salida a bolsa de una joyería de la que nunca oyó hablar

Jason Chow
Prudence Ho
(0)
14 de noviembre de 2011  

La mayor cadena de joyerías del mundo está a punto de protagonizar una de las principales salidas a bolsa del año, con el objetivo de aprovechar su impresionante ritmo de crecimiento y la obsesión de muchos chinos por el oro y los diamantes.

La compañía, al menos 50% más grande que Tiffany & Co. en términos de ingresos y ligeramente mayor que los negocios de joyas del conglomerado de bienes de lujo Compagnie Financière Richemont SA (propietario de Cartier y Van Cleef & Arpels), planea recaudar hasta US$3.500 millones en una oferta de acciones en Hong Kong, informaron fuentes al tanto.

Los ganchos de venta para inversionistas son un crecimiento anual de 60%, más de 1.500 establecimientos en Asia, casi todos en China, y una de las marcas más reconocidas en la región.

¿El nombre? Chow Tai Fook.

La compañía de Hong Kong fundada hace 80 años, propiedad de una de las familias más ricas de la ciudad, es tal vez la mayor marca prácticamente desconocida en Occidente.

En Asia, es imposible pasarla por alto. Las tiendas de Chow Tai Fook se encuentran en todas las calles comerciales de las grandes ciudades chinas. Solamente en Hong Kong ya hay 50, algunas en esquinas enfrentadas.

Sus anuncios cubren taxis, autobuses y vallas publicitarias. Pero es su presencia en las ciudades más pequeñas de China lo que la diferencia de sus rivales occidentales como Tiffany’s, que tiene 16 establecimientos en el país.

Los locales en sí apuestan fuerte por el oro, que representa más de la mitad de sus ventas. La cadena introdujo el oro casi puro de 24 quilates, ahora el estándar exigido por muchos compradores chinos.

Además, tiene otros toques asiáticos. Ávidos empleados vestidos con los mismos trajes negros ofrecen té y agua a los clientes que miran las vitrinas. Mientras que los precios de las joyas de oro dependen de las oscilaciones en el mercado, si el comprador encuentra un anillo de diamantes o un collar verde turquesa que les gusta, empieza el regateo. El agente de ventas saca una calculadora y comienza a pulsar botones frenéticamente ofreciendo un precio más bajo. El cliente es libre de hacer una contraoferta.

Chow Tai Fook está posicionada como una de las marcas más deseadas en China. Un estudio de CLSA de las marcas más buscadas en Baidu, el motor de búsquedas en Internet más popular en China, colocó a Chow Tai Fook justo por debajo de Louis Vuitton, Chanel, Gucci y Coach, y por delante de otros pesos pesados como Prada, Cartier, Tiffany y Rolex.

El origen de Chow Tai Fook se remonta a Macao, una antigua colonia portuguesa que se ha convertido en una meca de casinos. Allí, el joyero y comerciante de oro Cho Chi Yuen bautizó su empresa con un nombre que puede traducirse como "buena suerte".

El actual presidente de la junta directiva, Cheng Yu-tung, de 86 años, se casó con una hija de Chow y se trasladó a Hong Kong para expandir el negocio familiar. El hijo de Cheng, Henry Cheng, dirige un imperio multimillonario de bienes raíces, ventas minoristas y transporte llamado New World Development Ltd.

La tercera generación de la familia también está involucrada en el negocio, incluidos Sonia y Adrian Cheng. Ambos estudiaron en la Universidad de Harvard. Ahora, Adrian trata de incursionar en el terreno de los diamantes de alta calidad y otras gemas, para que la empresa no dependa tanto del oro, que es menos rentable. Este relevo generacional es una de las razones que explica la salida a bolsa, en la que la familia venderá entre 10,5% y 13% de su participación.

La envergadura y rápido crecimiento de Chow Tai Fook son los grandes atractivos para los inversionistas. Fuentes al tanto calculan que, en el último año fiscal, que terminó en marzo, las ventas alcanzaron los US$4.500 millones, un alza de 53% frente al año anterior. Mientras, las ganancias fueron de US$464 millones, un salto de 64%.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.