Claudio Loser: "El próximo presidente recibirá un país en mejor estado fiscal y macroeconómico que en 2015"

Claudio Loser sostiene que la próxima gestión heredará un país nervioso, pero con mejores indicadores macro que los de 2015
Claudio Loser sostiene que la próxima gestión heredará un país nervioso, pero con mejores indicadores macro que los de 2015
Es contador, estudió Economía en la Universidad de Cuyo e hizo el doctorado en la Universidad de Chicago; en 1972 comenzó a trabajar en el FMI, donde llegó a ser director del Departamento del Hemisferio Occidental entre 1994 y 2002; actualmente preside Centennial Group para América Latina, una consultora formada por exfuncionarios de organismos multilaterales
Sofía Diamante
(0)
22 de septiembre de 2019  

Claudio Loser es uno de los argentinos qué más conoce el Fondo Monetario Internacional (FMI). Tiene una experiencia de 30 años en el organsimo. Y todavía sigue cerca del Fondo: su oficina está a 12 minutos de caminata de la sede, en el histórico edificio Watergate: allí se desempeña como presidente de Centennial Group para América Latina, una consultora fundada por exfuncionarios del Banco Mundial, del FMI y otros organismos multilaterales.

En una entrevista con LA NACION, el economista indicó que "quien sea presidente a partir del 10 de diciembre recibirá un país muy nervioso, pero en mejor estado fiscal y macroeconomómico que el que recibió Mauricio Macri en 2015".

-¿Qué balance hace de la relación entre el FMI y la Argentina en los últimos dos años?

- Desde que se unió al organismo en 1956, el país ha sido un cliente casi permanente del FMI. No hay muchos países que hayan tenido tantos acuerdos con el Fondo como la Argentina. Un grave error que tuvo el gobierno de Macri, para mí, fue no acercarse al FMI antes, y aunque fue un momento difícil, el Fondo se movió rápido después. En estos últimos años la relación ha sido muy estrecha. Para el FMI era un proyecto importantísimo, dado que preveía la posibilidad de que la Argentina fuera un caso interesante de recuperación y que fuera un ejemplo de lo que se podía hacer al ayudar a un país que estaba en esta situación. El Fondo se jugó muy fuerte por la Argentina.

-¿Qué salió mal entonces?

-Aparte de que el pedido al Fondo tendría que haber sido antes, hubo algún error de apreciación al principio del programa, cuando se pensó que se podía bajar la inflación de forma rápida en 2018 y con pocos problemas en la balanza de pagos. Sin embargo, en una situación con una sequía importante y con nerviosismo general en los mercados internacionales -no solo con la Argentina-, se armó este problema a fines del año pasado y se tuvo que reforzar el programa. La pregunta es qué pasó desde entonces. Evidentemente, la inflación no se redujo, pero la actividad económica había comenzado a mejorar y la balanza de pagos y las cuentas fiscales, también. Aun con todos los líos que se pueden mencionar, están en bastante buen estado, como también lo está la parte monetaria. En abril apareció una situación internacional complicada, por el miedo muy fuerte a que en las elecciones pudiera triunfar el Frente de Todos. Después, ya con los resultados de las PASO, los mercados reaccionaron muy negativamente por lo contundente que fue la diferencia. Eso fue lo que llevó a este disparo en el tipo de cambio y a lo que ha pasado en las últimas semanas.

-¿Qué se espera ahora con respecto al previsto desembolso de US$5400 millones del FMI?

-Seguramente no habrá desembolso antes de las elecciones, porque a pesar de que se cumplieron las principales metas cuantitativas del programa en la parte fiscal, en lo monetario, en la balanza de pagos y la deuda, el programa es muy grande y requiere, además, que haya seguridad de acceso a los mercados. Incluso puede considerarse, dentro de ese apoyo, la posibilidad de una reestructuración, pero esto no es algo que pueda ser negociado por este Gobierno. Y por eso el Fondo, por su propia reglamentación, tiene que esperar hasta después de las elecciones para ver qué tipo de relaciones, qué tipo de programa y qué tipo de apoyo pueden existir.

-En caso de que en octubre gane las elecciones Alberto Fernández, ¿con quién tiene que negociar el FMI: con el próximo presidente o con el que estará hasta el 10 de diciembre?

-El Fondo, como entidad multilateral, tiene que seguir la relación con el Gobierno. Muchas veces se empieza a conversar con la oposición junto con el gobierno de turno, para que al momento de que llegue al poder el que llegue, el Fondo pueda seguir negociando en base al interés del país, aunque esto es muy difícil. Se tiene que respetar al gobierno que sigue a cargo, pero se tiene que ver cómo se seguirá a futuro.

-¿Se puede ampliar el préstamo, teniendo en cuenta que el monto que se prestó ya es histórico?

-En términos del FMI diría que una ampliación del préstamo es muy poco probable. Los montos son altísimos. Se han desembolsado US$44.000 millones y quedan US$13.000 millones. Lo más seguro es que se seguirá desembolsando, pero el tema que viene son los vencimientos. Aunque en la Argentina hay mucho ruido respecto de que hay que renegociar pronto con el FMI para correrle los plazos del vencimiento, lo cierto es que nada vence hasta fines de 2020. Hay un año entero hasta que el tema del repago se dé. No creo que se aumente el monto, pero el mejor contexto en el que se podrían correr los pagos y las amortizaciones sería en el de un acuerdo de facilidad ampliada, que dura de tres a cuatro años pero que conlleva obligaciones. En este caso, el país no tiene que pagar en cinco años, sino en el plazo de entre siete y 10 años. Se podría correr fuertemente la obligación pero dentro de un programa con el Fondo.

-¿Ve como lo más probable un acuerdo del tipo extended funds facility (facilidades extendidas) o hay otra alternativa?

-Puede ser eso o ir con otro programa de stand by por dos o tres años, y se pueden dar montos para que se refinancie lo que está venciendo. Lo que parece que no se entiende en la Argentina es que un programa de facilidades ampliadas no es un programa más fácil; hay que mantener la disciplina fiscal y la monetaria y se busca hacer cambios estructurales, en lo que respecta a la legislación previsional y la de trabajo. Estas son cosas que tendrían que hacerse, habrá mayor condicionalidad. A pesar del caos existente, quien sea presidente a partir del 10 de diciembre recibirá un país muy nervioso, pero en mejor estado fiscal y macroeconomómico que el que recibió Macri en 2015. Esta situación, a pesar de que los argentinos decimos que es horrible, no se parece en nada a la debacle y a la tragedia de 2001.

-¿Cuáles diría que son las diferencias más significativas?

-La Argentina en 2001 tenía una situación de deuda que es peor a la que tiene ahora, con un tipo de cambio fijo y un sistema monetario en el cual nadie se atrevía a tocar porque eso podía hacer derrumbar todo el sistema financiero. A parte había un total desorden fiscal, quizás no a nivel de gobierno federal, pero sí en la provincias. Hoy la situación no es tan grave en ese sentido. Ha habido recesión, pero no es el 14% o 15% de caída del producto que tuvo la Argentina entre 2001 y 2002 y que fue la peor crisis económica desde los años 30. Hoy es mucho más manejable la situación, con un tipo de cambio más flexible y con una economía que, a pesar de tener problemas, no tiene las rigideces financieras que llevaron a este caos de 2001, y esto es una diferencia importante.

-¿Qué balance hace de los ocho años de mandato de Christine Lagarde como directora gerente del FMI?

-Christine Lagarde llegó al Fondo después de dos períodos muy turbulentos de directores gerentes, como fueron los años de Rodrigo Rato, de España, y de Dominique Strauss-Kahn, de Francia, que estaban totalmente enfocados en sus carreras políticas, pensando que podían ser después presidentes de sus países. Christine Lagarde tomó el poder con experiencia y se enfocó totalmente en el Fondo. No es economista, es abogada de origen, pero fue ministra de Finanzas de Francia y estaba muy bien preparada. Se encontró un Fondo complicado y ella le dio gran motivación; se dedicó y modernizó tremendamente la imagen del organismo. Hay cosas que son duras, que igual hay que ajustar el cinturón, pero ella se preocupó por temas como la justicia social, la iniquidad y los temas de género, no en el Fondo, donde ya se había peleado por eso mucho antes. Aunque los elementos fundamentales son los mismos que pudieron haber habido en mi época, ella le dio un carácter mucho más humano y era una excelente vendedora de la imagen del FMI. En eso se jugó muchísimo con la Argentina. Hay gente en nuestro país que dice que ella dejó el cargo porque casi la echan por lo que pasó con la Argentina. Quiero dejar en claro que el Banco Central Europeo, que ella presidirá, es muchísimo más poderoso que el Fondo, que es un organismo. Ahora en el FMI quedó como transición David Lipton, que es mucho más duro.

-Lipton es el representante estadounidense ante el Fondo. ¿Cuánto poder tiene realmente Estados Unidos en el organismo? En la Argentina se dice que el préstamo que recibió el país fue gracias al apoyo que Donald Trump le dio a Macri.

-Estados Unidos tiene el 17% de los votos. La representación es proporcional a la importancia de la economía. China, Japón y los países europeos también tiene bastante peso relativo, aunque en menor medida. No todos los países son iguales en el Fondo. Todos están representados, pero no todos los directores ejecutivos son los mismos. Claramente, y eso me consta, Estados Unidos tiene una fuerza superior a su voto, pero tampoco puede hacer solo las cosas. Trump seguro que ayudó, pero sin el apoyo de los países europeos, de Japón o de China, este préstamo no se habría podido dar. Los países en desarrollo estaban dispuestos a apoyar a la Argentina. Trump fue importante, aunque ahora se ha borrado, pero no fue decisivo.

-¿Qué se puede esperar de la próxima directora gerente, la búlgara Kristalina Georgieva?

-El Fondo no es un bote de carrera, es un barco que se mueve muy despacio y, en ese sentido, la presencia de un nuevo director gerente no cambiará demasiado las cosas. Hay personalidades distintas, pero el Fondo como tal no será muy diferente. Georgieva tiene una carrera internacional importante. Estuvo en el Banco Mundial mucho tiempo, designada como vicepresidenta ejecutiva durante el mandato de Jim Yong Kim, que era bastante poco ejecutivo, muy criticado y relativamente débil. En esa época, ella fue capaz de mantener al Banco Mundial; era la segunda pero fue la operadora verdadera. Es economista, pero no macroeconomista, al igual que Lagarde. Estuvo también en la Comisión Europea. No cae en paracaídas en el FMI sin saber lo que hace. Tengo entendido que es una persona que confía mucho en su personal, pero es una líder fuerte, en el sentido de que una vez que se le mete algo en la cabeza trata de mover las cosas muy fuertemente en esa dirección. Quizás tenga menos elegancia y delicadeza de la que tiene Lagarde, pero es una líder fuerte. Se podrá desconocer cómo manejará crisis macroeconómicas, pero no es nueva en el barrio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.