Arturo Barreira: “El tráfico aéreo de la región se duplicará en los próximos 20 años”

Arturo Barreira, presidente de Airbus para América Latina y el Caribe
Arturo Barreira, presidente de Airbus para América Latina y el Caribe
Carlos Toppazzini
(0)
17 de enero de 2019  

El transporte aéreo de América Latina sigue creciendo a pesar de enfrentar algunos desafíos económicos, con previsiones positivas que doblan la cifra actual, augura Arturo Barreira, presidente de Airbus para América Latina y el Caribe. A pocos meses de su nombramiento, y con más de 20 años de experiencia en aviación mundial, es optimista sobre la región porque "el aumento de la demanda intra e intercontinental fortalecerá a las aerolíneas latinoamericanas y mejorará su presencia a nivel global en el segmento de mercado de largo recorrido".

Razones no le faltan para sus expectativas. Según el reporte de Previsión Global del Mercado que realiza periódicamente la compañía, América Latina y el Caribe necesitará 2720 aviones más de pasajeros y de carga para satisfacer una creciente demanda. De hecho, explica el informe, "se espera que los viajes aéreos se dupliquen en las próximas dos décadas gracias al crecimiento de la clase media de la región y a la evolución de los modelos de negocio de las aerolíneas".

En este sentido, amplía Barreira, "un dato curioso que observamos es que, desde el principio de la aviación comercial, cada 15 o 20 años se duplica el tráfico aéreo, independientemente de contratiempos económicos y políticos en el mundo".

De hecho, en la última proyección que hizo la firma, estima un crecimiento anual del 4,3% para el tráfico aéreo de América Latina y el Caribe durante las próximas dos décadas.

"Eso nos permite imaginar que el tráfico aéreo se duplicará en ese período", aclara Barreira. Según el directivo, una de las razones que explicaría esa expansión es el desarrollo de la clase media latinoamericana, constituida por unas 350 millones personas en la actualidad.

"El incremento lógico y progresivo de la población en general, sumado al crecimiento de la riqueza en países considerados emergentes donde la clase media está en ascenso, proyecta cifras cercanas a los 520 millones de personas dentro de dos décadas", apunta el ejecutivo.

Nuevos escenarios

En cuanto al desarrollo del modelo de negocios, Barreira identifica un punto clave para las empresas aeronáuticas: la irrupción a gran escala de las compañías de bajo costo. "Hace unos 12 años hubo una explosión de low cost en México, comenzó a expandirse el mercado aéreo y se extendió en la cantidad de compañías que operan. Esas aerolíneas democratizaron los vuelos. Mediante la estimulación por precio y con costos muy controlados, dieron acceso a parte de la población que antes no volaba", describe.

Desde entonces, el modelo de aerolíneas de bajo costo crece rápidamente en América Latina. Si bien la presencia de Airbus en México es muy fuerte por el gran número de low cost que existen en ese país, la tendencia también se está replicando en Sudamérica, con naciones como Chile y la Argentina, donde se registra un fenómeno importante que empezó hace apenas unos años, aunque, por estas tierras, con algunas controversias sobre su aplicación.

"Al principio en México ocurrió algo parecido", recuerda Barreira. "En esa época, de repente, pasaron de tener dos aerolíneas sobre las que el Estado mexicano mantenía un poco de control a una proliferación de nuevas compañías con modelos bajo costo, una fuerte capitalización y aviones modernos. De cuatro o cinco empresas pasaron a 14 y hoy, en realidad, el país tiene cuatro aerolíneas que controlan poco más del 90% del mercado".

Paralelamente, aclara, en ese país hubo una consolidación y crecimiento del tráfico en los últimos 15 años, apuntalado por este nuevo modelo que permite estimular servicios y hacer crecer el tráfico de manera más importante.

De cualquier forma, reconoce, se trata de una tendencia en aumento: "Hace 15 años, los únicos vuelos low cost estaban en México y en Brasil. Esa situación cambió, se desarrolló, y la penetración del modelo en esos países se ubica hoy por encima del 50%. Hace cinco años, aproximadamente, también empezaron a perfilarse mercados menores en tamaño, como Colombia, Perú, Chile y la Argentina, y ahora ya se aprecia una clara tendencia de crecimiento sostenido para toda la región", explica.

Estas son todas buenas noticias para una empresa que fabrica aeronaves. "Ahora tenemos el 56% de nuestros aviones volando con más de 100 asientos y, es cierto, las aerolíneas de bajo costo aportan a esto; pero las compañías tradicionales que operan nuestros modelos 330 o 340 también cuentan con grandes flotas. Entonces, lo importante es que el avión sea el adecuado para cada situación y que sea eficiente en su segmento: eso es lo que hace que las aerolíneas se decidan por un modelo específico", considera Barreira.

Fuerte apuesta regional

En los últimos 20 años, Airbus lleva vendidos 1200 aviones a compañías latinoamericanas y tiene una cartera de pedidos que supera las 600 aeronaves. Más de 700 aviones de la marca operan hoy en la región, lo que representa el 56% del mercado de la flota en servicio. "Nos quedan por entregar unos 700 aviones, para los próximos siete u ocho años", calcula Barreira.

Desde los años 90, Airbus captó cerca del 70% de los pedidos en la región. "Nuestra presencia se hizo fuerte a partir de 1998 cuando las aerolíneas LAN, TACA y TAM hicieron un pedido conjunto inédito en la historia de la aviación comercial latinoamericana: 90 aeronaves de pasillo único, con opción a otras 90. Desde entonces, esas aerolíneas han pedido casi 600 aviones de la familia A320, un referente en modelos de pasillo único", repasa el ejecutivo.

Por su parte, la relación con Aerolíneas Argentinas se remonta a 1994, cuando operaban el A310-300. Más adelante, en 2013, la aerolínea de bandera argentina anunció una orden para A330-200 con el fin de renovar y consolidar su flota de aviones de fuselaje ancho. Actualmente, la compañía opera 10 aeronaves A330 y 2 modelos A340.

Concentración

Con un estilo de liderazgo centrado en las personas, sólidas relaciones en el continente y un amplio conocimiento del mercado, Barreira supo moverse desde el área de ventas hacia su cargo actual para conducir con éxito a Airbus entre sus clientes y socios latinoamericanos.

Su secreto, comentan desde la firma, radica en identificar las tendencias y atender las señales de los mercados. En diálogo con la nacion, anima una: "En los últimos años asistimos a cierta concentración de aerolíneas, que tienden a juntarse para fortalecerse. Lo vimos con TACA y Avianca, con Varig y Gol o con LAN y TAM. Puede ser que el sector siga este camino, pero también es interesante para las aerolíneas y los pasajeros que se mantengan competidores fuertes y rentables, con una buena penetración de mercado", adelanta.

Por último, complementa, "los aviones en la actualidad son cada vez más flexibles y capaces, por lo que permiten un transporte adicional de carga respecto de aeronaves más antiguas. Por eso, seguramente, también observaremos el crecimiento de una modalidad de operación que antes no era tan frecuente y que combina pasajeros con carga, en el mismo vuelo".ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.