Opinión. La asfixia del Mercosur: entre paralizaciones e incumplimientos