Opinión. La ilegalidad no merece debate