Oriente, un tráfico en caída libre

Ezequiel García Corado
(0)
25 de octubre de 2011  

En mayo de este año, a través de este medio, nos habíamos preguntado cuánto tardarían las navieras en aumentar los costos de los fletes con Oriente, tomando en cuenta el aumento del petróleo y otras variables como el precio del dólar y la traba a las importaciones.

Lo cierto es que el aumento -de aproximadamente 30%- se produjo en poco tiempo, de acuerdo con lo previsto, y no sorprendió demasiado.

Lo que sí sorprende, en estos días, es una caída de dichos precios de cerca del 25%, en una época que, por ser temporada alta, los precios deberían mantenerse estables o con tendencia en alta.

Las razones de esta caída no son demasiado evidentes, aunque hay varias posibilidades.

Por un lado, en el último tiempo se incrementó la oferta de buques, dado que se incorporaron servicios, desde Oriente a Brasil, que liberan espacios para los servicios tradicionales que atienden la Argentina, Brasil y Uruguay.

Por otro lado, un poco más o un poco menos, las trabas que se impusieron a las importaciones para equilibrar la balanza en nuestro país redujeron la demanda de transporte. Algunas empresas que hicieron compras en China, ante la incertidumbre de poder o no ingresar la mercadería, prefieren retenerlas en origen hasta encontrar un panorama más claro de lo que pasará después de las elecciones.

Otra situación que puede influir es la decisión que tomaron los países integrantes del Mercosur, de comprarle más a los socios regionales y no tanto a Asia, como ocurre en la actualidad.

La situación de Brasil también puede estar teniendo eco en esta baja de los precios del flete.

Es posible que la devaluación tenga incidencia y, más aun, es probable que las definiciones de Dilma Rousseff hacia una protección de su industria estén haciendo lo suyo.

Menor actividad en China

Volviendo a los precios, todo parece indicar, a estas alturas, que el año va a terminar con los valores de hoy, sin cambios significativos aunque con la posibilidad de una baja de un 10% más.

La otra cara de la moneda, tal vez, haya que buscarla en los depósitos fiscales, donde actualmente se encuentra el doble de stock que lo habitual.

Es evidente que, con diferente peso, las trabas locales, las medidas que está tomando Brasil en el mismo sentido y los recientes feriados y ferias en China se conjugaron para esta baja repentina.

El autor es gerente general de Outland Logistics.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.