Una victoria para Trump: las compañías repiensan su relación con China

La guerra comercial se acerca a una posible tregua,pero aun así algunas empresas están actuando para reducir su dependencia de las fábricas del gigante asiático
Keith Bradsher
The New York Times
(0)
11 de abril de 2019  

La guerra comercial ya evidencia cambios concretos, y las compañías globales mueven sus centros de producción del gigante asiático
La guerra comercial ya evidencia cambios concretos, y las compañías globales mueven sus centros de producción del gigante asiático Crédito: Shutterstock

Pekín, China.- No importa a qué acuerdo lleguen Washington y Pekín en la guerra comercial, el presidente estadounidense, Donald Trump, ya ha logrado una gran victoria: las compañías están repensando su dependencia de China.

Ambas partes se acercan a un acuerdo, con Trump diciendo el jueves pasado que un acuerdo comercial "épico" podría estar solo a semanas de lograrse y que posiblemente se reunirá pronto con el presidente Xi Jinping, el máximo líder chino. Pero, impulsadas por los aranceles y las tensiones comerciales, las compañías globales están comenzando a sacar sus cadenas de producción de China, tal como querían algunos funcionarios de la administración Trump.

La movida, conocida como desacople, es un objetivo mayor de los que creen que el mundo se ha vuelto demasiado dependiente de China como gigante manufacturero. Mientras China fortalece sus fuerzas militares y extiende su influencia geopolítica, algunos funcionarios temen que la dependencia de Estados Unidos de las fábricas chinas lo hagan vulnerable estratégicamente.

Ahora, compañías de una importante cantidad de sectores están reduciendo su exposición a China. GoPro, fabricante de cámaras móviles, y Universal Electronics, que hace sensores y controles remotos, están llevando parte de su trabajo a México. Hasbro está transfiriendo su fabricación de juguetes a Estados Unidos, México, Vietnam y la India. Aten International, una compañía de equipo de computación taiwanesa, trajo su trabajo de regreso a Taiwán.

La victoria de Trump en este aspecto no deja de tener matices. A pesar de sus promesas de traer empleos de regreso a Estados Unidos, la mayor parte del trabajo está yendo a otros países con costos más bajos. Rearmar las cadenas de producción globales también lleva tiempo y China seguirá siendo un centro de manufactura vital por décadas. Aun así, los CEO dicen que la guerra comercial ha promovido una reevaluación fundamental de China como el lugar dominante para fabricar cosas. Incluso compañías chinas están expandiéndose al extranjero, aunque aún tienen la mayor parte de su producción en China.

"China fue la fábrica del mundo", dijo Song Zhiping, jefe del Partido Comunista en el Grupo de Materiales de Construcción de China, una empresa pública gigante. "Las cosas están cambiando. Por eso compañías chinas están saliendo de China".

Mientras Trump presenta su guerra comercial como un choque por empleos, los proponentes del desacople dentro de la administración ven este esfuerzo como una manera de contender con una China más fuerte y agresiva.

China ya domina el mercado de ítems tales como paneles solares y ha emergido como el mayor productor del mundo de autos, autopartes y muchos otros productos sofisticados. Planea construir jets, chips avanzados de computadora, autos eléctricos y otros productos del futuro.

Es probable que con cualquier acuerdo se mantengan los nuevos aranceles estadounidenses sobre autos, partes de aeronaves, equipo para plantas de energía nuclear y otros ítems que funcionarios de la administración ven como esenciales por razones económicas y de seguridad. Pero más en general los halcones comerciales aspiran a que compañías de otros sectores también busquen países más amigables en los cuales hacer sus negocios.

La movida, conocida como desacople, es un objetivo mayor de los que creen que el mundo se ha vuelto demasiado dependiente de China como gigante manufacturero

China emergió como una potencia manufacturera a lo largo de las últimas dos décadas. La fuerza laboral era de bajo costo y relativamente capacitada. El Partido Comunista evitó el surgimiento de sindicatos independientes. Abundaron los subcontratistas, lo que significó que las compañías podían negociar fuertemente la baja de los costos de provisión. China construyó una extensa red de carreteras y ferrocarriles. Tiene una base de consumidores locales vasta y en crecimiento, lo que significa que las compañías no tienen que irse lejos para vender sus productos. Las empresas fueron en bandada. China tuvo un cuarto de la manufactura del mundo medida por valor el año pasado, comparado con el 8% en 2000, según la organización para el desarrollo industrial de la ONU.

El valor creado en China por la manufactura el año pasado fue mayor que la de la suma de Estados Unidos, Alemania y Corea del Sur.

Pero los salarios y otros costos en China han estado aumentando. Un creciente número de empresas se quejaban de que los funcionarios chinos demasiado a menudo favorecen a competidores locales y no hacen lo suficiente para impedir el robo de propiedad intelectual.

La perspectiva de más enfrentamientos comerciales aumenta los motivos para diversificarse, entre los que se incluyen problemas en otros lugares, como la amenaza de Trump de cerrar la frontera con México y la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

"La localización importará más", dijo Joe Kaeser, CEO de Siemens, uno de los mayores conglomerados de Alemania, en una entrevista a fines del mes pasado en el Foro de Desarrollo de China en Pekín. "Uno se vuelve más capaz de reaccionar frente a las discusiones políticas".

China puede no oponerse necesariamente a algunos de los esfuerzos por desacoplarse. Desde hace mucho, Pekín deseaba deshacerse de empleos de manufactura de baja capacitación y que generan polución y escalar más en la cadena de valor.

"El tamaño total de la fuerza laboral está cayendo, el costo laboral está en alza y estamos perdiendo nuestra ventaja competitiva en industrias de bajos costos", dijo Miao Wei, ministro de Industria y Tecnología Informática de China. Y agregó que el país se concentraría, en cambio, en industrias de alta tecnología e innovadoras.

Aun así, los funcionarios chinos deben avanzar con cuidado. A medida que se desacelera la economía del país, una salida abrupta de trabajo de China podría llevar a la pérdida de empleos e inestabilidad.

Los esfuerzos de desacople parecen estar en sus fases iniciales. Una amplia encuesta de UBS de jefes de finanzas en empresas manufactureras orientadas a las exportaciones en China, a fines del año pasado, descubrió que un tercio había trasladado al menos parte de su producción fuera de China en 2018. Otro tercio pensaba hacerlo este año.

El viernes el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que las negociaciones con China están avanzando, pero no quiso predecir su resultado

Las compañías ahora quieren depender menos de un solo lugar, lo que significa buscar una alternativa a China, dijo Bill Winters, el CEO de Standard Chartered Bank en el Foro de Davos, Suiza, este año.

Los países que buscan desplazar a China han comenzado a señalar que las exportaciones de sus países tienen menos probabilidades de que se les imponga aranceles.

Pero la capacidad de diversificar depende de la industria. Algunas compañías autopartistas han hecho funcionar sus fábricas en Estados Unidos más horas cada día para evitar los aranceles sobre productos fabricados en China, dijo Razat Gaukrav, CEO de Llamasoft, una compañía de administración de cadenas de producción en Ann Arbor, Michigan.

En contraste, dijo, fabricantes de celulares y componentes de celulares -en general afectados por los aranceles de Trump- han encontrado pocos lugares para trasladar el trabajo porque China domina esa cadena de provisión. Aun así, algunos en esa industria también se están mudando, como sucede con el cierre de una fábrica de celulares de Sony en Pekín el mes pasado luego de expandir la producción en Tailandia.

Por ahora, las compañías están buscando alternativas. Steve Madden, compañía de zapatos, está trasladando la producción a Camboya. Hasbro, fabricante de juguetes, tiene como meta para fines del año entrante "estar 60% fuera de China", trasladando producción a Estados Unidos y otros países.

Aunque gran parte de los trabajos que dejan China se van a otros países de bajos costos, algunas compañías están siguiendo la sugerencia de Trump de que trasladen la producción a Estados Unidos.

Danfoss, un fabricante danés de sistemas de calefacción y refrigeración, así como de sensores y transmisores, ha visto subir sus costos en China, especialmente los de la mano de obra calificada, dijo Kim Fausing, el CEO y presidente de la compañía. Cuando Danfoss compró una compañía de sistemas de calefacción estadounidense hace un año y encontró que la compañía recientemente había pasado parte de su trabajo a China, actuó rápidamente. "Lo primero que hicimos luego de adquirirla fue trasladar todo de regreso" a Estados Unidos, donde Danfoss ya tiene una docena de fábricas, dijo Fausing.

"No hay mucha diferencia de costos", dijo Fausing. "Hay que tener muy buenos argumentos hoy para justificar producir algo en China y enviarlo a Estados Unidos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?