Con la victoria de Trump, el dólar parece listo a salir del estancamiento