Con LinkedIn, Microsoft encuentra también la oportunidad de redimirse

Don Clark
(0)
15 de junio de 2016  

Con la compra de la firma que creo el altamente popular Minecraft, Microsoft adquirió unos de los videojuegos más exitosos.
Con la compra de la firma que creo el altamente popular Minecraft, Microsoft adquirió unos de los videojuegos más exitosos. Crédito: Getty Images

Microsoft Corp. ha comprado más de 150 empresas. Ese número de operaciones, sin embargo, ha quedado en segundo plano ante la prominencia de las adquisiciones que el coloso del software no pudo concretar o que se arrepintió de haber hecho.

La más conocida de sus frustradas transacciones fue el intento del ex presidente ejecutivo Steve Ballmer de comprar Yahoo Inc. en 2008 por casi US$48.000 millones. A la luz de los problemas que Yahoo ha tenido, sin embargo, ese fracaso es visto por muchos como un afortunado incidente para Microsoft.

Un tema más apremiante, tras la compra de la red de contactos profesionales LinkedIn por US$26.200 millones anunciada el lunes, es su historial con las adquisiciones que sí se concretaron. En este aspecto, Microsoft deja mucho que desear.

Entre los acuerdos que no rindieron los frutos previstos está la compra en 2014 del negocio de teléfonos celulares de Nokia Corp., que Microsoft ha desmantelado y por la cual Microsoft ha asumido cargos contables que exceden el precio pagado originalmente.

Microsoft también redujo el valor contable de buena parte de la adquisición en 2007 de la empresa de indicadores de publicidad aQuantive Inc. por US$6.300 millones. Las adquisiciones del servicio de comunicaciones Skype SA por US$8.500 millones y de la red social de negocios Yammer Inc. por US$1.200 millones tampoco han generado grandes beneficios financieros.

"Muchos de los grandes acuerdos no han dado los frutos esperados", señala Neeraj Agrawal, un experimentado inversionista en empresas de internet quien se desempeña como socio general de Battery Ventures. "Su historial es de luces y sombras en el mejor de los casos".

Consultado sobre porqué la compra de LinkedIn habría de correr mejor suerte, el presidente ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, mencionó factores como el tamaño del mercado de LinkedIn, su dinámica tasa de crecimiento y su estrecha relación con los negocios de software e internet de Microsoft.

No todas las compras de Microsoft salieron mal. Algunas transacciones aportaron productos que fueron exitosos o compraron talento técnico o de gestión clave para la empresa, dicen ejecutivos y analistas del sector.

En 2014, por ejemplo, Microsoft desembolsó US$2.500 millones por el fabricante sueco de software Mojang, creador de Minecraft, uno de los videojuegos más populares de la historia.

Microsoft, primero bajo la batuta del cofundador Bill Gates y posteriormente de Ballmer, empezó tempranamente a hacer adquisiciones. Su primer sistema operativo, MS-DOS, provino de la compra de Computer Products, una empresa de Seattle, luego de que International Business Machines Corp. acudiera a Microsoft para que le supliera el software para las computadoras personales lanzadas en 1981.

En 1987, la empresa compró Forethought Inc. por US$14 millones. El software PowerPoint de la startup se transformó en la herramienta más popular para crear presentaciones y luego fue un aspecto clave de la suite de aplicaciones Office.

Otra adquisición que parece haber aportado beneficios es Hotmail, el primer servicio de correo electrónico gratuito, que Microsoft compró en 1997. Los analistas, que en ese momento estimaron un precio de US$400 millones, consideran que Hotmail fue la fundación técnica de la actual línea de sofware en línea de Microsoft.

El dominio de Microsoft sobre el software de computadoras personales en los años 90 le dificultó, en algunas instancias, completar adquisiciones. En 1995, la empresa abortó un intento por comprar el fabricante de software Intuit por US$2.300 millones luego de que el Departamento de Justicia estadounidense entabló una demanda para bloquear la transacción.

La empresa, no obstante, también aprovechó sus amplios recursos financieros para incursionar en nuevos mercados. Un ejemplo es la adquisición de Great Plains Software en 2000 por US$1.100 millones, un rival de Intuit cuyos programas de contabilidad, finanzas y otras tareas ayudaron a Microsoft a llegar a muchas más medianas y pequeñas empresas.

El negocio fue posteriormente combinado con el de Navision AS, la firma danesa que Microsoft compró en 2002 por US$1.300 millones. Sus productos siguen siendo importantes para Microsoft, dicen analistas y ex empleados de la compañía.

A medida que avanzaba esa década, Microsoft afrontó mayores presiones para jugar un papel más protagónico en internet que le permitiera competir con compañías como Google Inc. y Yahoo. Acortar la distancia con ellas fue una de las prioridades de Ballmer, que reemplazó a Gates en la presidencia ejecutiva en 2000 y le cedió el puesto a Nadella en 2014.

Cuando apuntó a la compra de Yahoo, Ballmer hizo una oferta no solicitada que fue el puntapié inicial de una serie de negociaciones. Estas llegaron a su fin cuando Yahoo reclamó más dinero del que Ballmer estaba dispuesto a pagar. El grueso del actual valor de mercado de Yahoo, de US$35.000 millones, corresponde a sus participaciones en Alibaba Group Holding Ltd. y Yahoo Japan.

Yahoo está hoy subastando sus negocios principales. Verizon Communications Inc., considerada una de las empresas que lleva la delantera, ofreció la semana pasada US$3.000 millones por los activos web la icónica firma de internet, antes de que se cumpliera el plazo para la segunda ronda de ofertas.

Con la compra de Skype, Ballmer trató de asumir el control de una empresa cuyos servicios de llamadas gratuitas alcanzó tal grado de popularidad que su nombre pasó a ser un verbo. Los analistas espran que Microsoft convierta a Skype en un negocio importante al transformarlo en una herramienta de comunicaciones para negocios. "El jurado está todavía deliberando sobre Skype", dijo David Smith, analista de Gartner Inc.

Por: Don Clark
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.