Tras la reestructuración: anuncio oficial en la Casa de Gobierno. Con una adhesión al canje del 76%, la Argentina dejó atrás el default