Concurso de acreedores. La marca de ropa India Style deberá renegociar su deuda

La firma llegó a tener 50 puntos de venta; en 2017 comenzaron las complicaciones financieras y el golpe final llegó este invierno, aseguraron representantes de la compañía en sus presentaciones ante la Justicia
La firma llegó a tener 50 puntos de venta; en 2017 comenzaron las complicaciones financieras y el golpe final llegó este invierno, aseguraron representantes de la compañía en sus presentaciones ante la Justicia Crédito: Facebook India Style
Sofía Terrile
(0)
4 de noviembre de 2019  • 16:25

Otra marca de ropa está en problemas: esta vez se trata de India Style, una firma fundada en 2002, que irá a concurso de acreedores. Sus representantes alegan que la devaluación del peso, la disminución de las ventas y el aumento de precios de los insumos y del crédito "impactaron negativamente en la rentabilidad" de la compañía.

La Justicia decretó la apertura del concurso preventivo de la sociedad All New SA, dueña de la marca India Style, según indica el Boletín Oficial. Los acreedores podrán presentar sus pedidos de verificación hasta el 11 de febrero del año que viene. LA NACION se comunicó con la compañía, que no quiso hacer comentarios.

Según registros que la misma compañía presentó ante la Justicia, la marca llegó a tener 50 puntos de venta, aunque los últimos datos presentados indican que tenía unos 40 canales entre los que se encuentran el e-commerce, los locales propios y las franquicias, entre otros.

La firma indica que en los últimos dos años existieron "hechos económicos" que ocasionaron inconvenientes a la empresa. El primero, la devaluación de la moneda, porque es una empresa que importa gran parte de sus ventas.

"En la industria de la indumentaria, las compras se programan con un año y medio de anticipación, con lo cual resulta muy difícil reaccionar ante cambios macroeconómicos muy bruscos", se lee en el texto presentado en los Tribunales. La empresa explicó que decidió compras con un dólar a $18 y tuvo que cancelarlas con uno a $42.

También alegó una caída de ventas desde 2017 y un incremento en el costo de los alquileres, lo que llevó a que la sociedad incumpliera parte del pago de sus gastos, deudas que luego tuvo que cancelar con tasas del 110% anual.

El " aumento del costo laboral" también complicó a la compañía, dijeron sus representantes, y en el escrito mencionan "elevado ausentismo" y un "alto nivel de conflictividad laboral". La empresa encaró un proceso de reducción de costos, indica el texto, y pasó de tener 250 empleados en 2017 a una plantilla de 115 en 2019.

El golpe final llegó este invierno, una estación en la que las ventas de la marca merman. Los "meses críticos" llegaron a inicios del segundo semestre de este año, y desembocaron en una "situación de impotencia patrimonial generalizada que eclosionó" en septiembre pasado. La compañía tiene 173 cheques rechazados por un monto que asciende a los $29 millones.

Una crisis sectorial

El sector de la indumentaria sufre la caída del consumo
El sector de la indumentaria sufre la caída del consumo Crédito: Shutterstock

El sector en general atraviesa una caída de ventas: según datos de Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en octubre pasado las ventas de indumentaria cayeron un 9,5% contra el mismo mes del año anterior.

All New SA no es la única firma dedicada al comercio de indumentaria y accesorios que está en problemas. Big Bloom SA, la sociedad que controla marcas de indumentaria como Wanama y Cook, es otro ítem de una larga lista de compañías del sector de la moda que están en problemas con la caída del consumo y los altos costos. En 2018 solicitó su concurso de acreedores, que todavía sigue abierto. También ese mismo año se sumó Legacy.

AY Not Dead tomó el mismo camino en 2019. "La marca está fuerte y vamos a seguir operando normalmente. La idea es resolver el problema financiero que enfrenta todo el mercado", señalaron a LA NACION representantes de la compañía

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.