El pulso económico. Cristina dejó un legado peor que en la economía