La Argentina, un país donde faltan dólares pero sobran los distintos tipos de cambio

Carlos Manzoni
(0)
24 de mayo de 2020  

Juan Domingo Perón se paró frente a los obreros ladrilleros y les disparó una pregunta que con el tiempo se volvería una frase célebre: "¿Han visto alguna vez un dólar?". A poco más de siete décadas de aquel 21 de agosto de 1948 se podría jugar con esas palabras y preguntarse si en la Argentina de hoy alguien es capaz de ver un solo dólar, en una economía con tipos de cambio múltiples donde reinan más de 15 dólares distintos.

Es que en la actualidad no solo conviven los dólares derivados del control de cambio, como el oficial mayorista, el oficial minorista, el dólar MEP y el Contado con Liquidación, más la contracara ilegal que se conoce como "paralelo" o "blue", sino que también coexisten el "dólar soja", el "dólar whatsapp", "dólar turista", el "dólar Netflix", el "dólar industrial" y, al menos, una decena más de "verdes" resultantes de los distintos derechos de exportación sobre determinados rubros.

En efecto, el billete estadounidense no es igual en pesos para todos los que lo reciben. En el mercado oficial cotiza a $70,58, pero para quien lo compra (se puede hasta 200 por mes) con la idea de atesorarlo o de pagar con eso compras en el exterior vale $91,75, por la aplicación del impuesto PAIS del 30%. Para el que lo adquiere en el mercado paralelo el valor es de $126, mientras que el que accede al dólar mediante lo que se conoce como Contado con Liquidación (CCL) paga $114,03, por citar algunos casos. Además, una unidad de la moneda estadounidense se traduce en solo $45,69 para un productor de soja que recibe el pago por su exportación (dada la aplicación de retenciones); en $60 para un exportador de maíz, y en $62,05 para uno de leche.

En la Argentina hay más de una docena de valores para el billete estadounidense, según quién pague o cobre
En la Argentina hay más de una docena de valores para el billete estadounidense, según quién pague o cobre Crédito: Shutterstock

La consultora Focus Market, que elaboró un análisis con cada tipo de dólar y su brecha respecto del oficial, detalló más de 15 cotizaciones diferentes del billete "verde". Su director, el analista Damián Di Pace, habla de un dólar fantasma. "Llamo así al dólar minorista, porque solo es posible verlo en la pizzarra de cotizaciones, pero no se lo puede comprar a ese valor, ya que se vende al precio oficial más el 30% del impuesto solidario", dice.

Di Pace explica que las restricciones para acceder al dólar generaron diversas cotizaciones paralelas, en un contexto de incertidumbre por la negociación de la deuda, la baja de tasa de interés en pesos y el incremento de la emisión monetaria, que originan expectativas de mayor devaluación del peso.

El economista Martín Tetaz sostiene que esta gran variedad de dólares es una de las formas que toma el control de cambio, que termina funcionando en la práctica como un sistema de tipos de cambio múltiples. "El partidario inicial de esta idea fue el empresario Marcelo Diamand, que consideraba que la industria argentina era competitiva, pero que no podía serlo del todo debido a que el campo era tan competitivo que generaba exceso de dólares y eso hacía que hubiera un tipo de cambio muy bajo. Entonces, sostenía que debía haber dos tipos de cambio: uno para el campo y otro para la industria", dice.

Con distintas salvedades, versiones y alternativas esto es, según Tetaz, lo que intenta hacer el Gobierno teniendo distintos tipos de cambio. "Le ofrece al campo el dólar más barato de todos, surgido del valor oficial menos las retenciones, y le ofrece a la industria una especie de protección extra con un dólar más alto. Con muchas imperfecciones, porque en la teoría de Diamand esto funcionaba mejor y la industria terminaba con un tipo de cambio bastante más alto, pero acá hoy se pueden conseguir bienes industriales a un dólar bastante barato. De hecho, todas las últimas medidas de la AFIP tienen que ver con limitar ese dólar, lo que se llama el control de los precios de transferencia", señala el economista.

Es muy difícil cobrar precios distintos cuando los que pagan un precio más alto se las ingenian para encontrar filtraciones y conseguir un dólar más bajo.

Esto que puede funcionar en la teoría, en la práctica tiene el problema de que cada vez que se diferencian precios aparece el Gobierno como monopolio discriminador, porque es el único al que se le puede comprar todo tipo de dólares que no sean el libre. "Entonces, puede discriminar exitosamente si logra evitar que los que compraron la entrada para la platea alta terminen colándose en la platea baja. Es muy difícil cobrar precios distintos cuando los que pagan un precio más alto se las ingenian para encontrar filtraciones y conseguir un dólar más bajo. Y esto termina pasando en todos los regímenes que ha ensayado la Argentina a lo largo de la historia", subraya Tetaz.

En este contexto, en el que la brecha entre el dólar oficial y el dólar libre se hace muy grande, empieza a haber, en la práctica, todo tipo de argucias para aprovechar determinado un tipo de cambio o para no verse perjudicado, según el caso. Así, pueden empezar a haber, por ejemplo, sobrefacturación de importaciones o subfacturación de exportaciones.

Pero, ¿cómo se empieza a armar toda esta "ensalada verde"? Gabriel Caamaño, economista de Consultora Ledesma, responde que lo primero que hay que entender es que hay mercados segmentados, donde no todos los jugadores pueden actuar de la misma manera. "Eso genera que el mismo bien, que es el dólar, tenga precios distintos. No todos podemos jugar en los mismos segmentos y las condiciones de oferta y demanda en cada casillero son distintas. Cuanto más se fuerza a que el que juega en un segmento no juegue en el otro, más es el potencial de divergencia. Los dólares que surgieron de esta mecánica son tres: el dólar oficial, el MEP (Mercado Electrónico de Pagos) y el CCL (Contado con liquidación)", afirma el economista.

Después, continúa Caamaño, existe un dólar que siempre está, pero que gana lugar cuando se restringe la oferta, que es el blue o paralelo (que es ilegal y cuyas operaciones están sujetas a la ley penal cambiaria). "En realidad, es un mercado que gana relevancia cuando aumentan los controles de cambio y se hace crecer la brecha cambiaria", remarca.

Última cotización: 22/05. Consultora Focus Market / LA NACION

La otra pata del engranaje que multiplica los tipos de cambios es la impositiva. "Hay cierta línea de pensamiento que dice que hay que generar tipos de cambios diferenciados con derechos de exportación, y ahí, con los distintos porcentajes de retenciones por producto surgen el dólar soja, el dólar leche, el dólar maíz, etcétera. Pero, en realidad, el derecho de exportación tiene una concepción más amplia, que es hacer una transferencia de recursos desde el productor (sobre la porción que no se exporta) al consumo local (puede ser final o para la producción de harina, por ejemplo)", señala Caamaño.

Marina Dal Poggetto, economista y directora de la consultora Eco Go, dice que la causa de fondo es la escasez de dólares en la economía. "En la medida en que el Banco Central pone restricciones aparecen los dólares paralelos: MEP, CCL y blue. Después está la aplicación de la política fiscal sobre el tipo de cambio oficial, y ahí hay dos cosas: las retenciones, por las cuales tenés tantos dólares como bienes exportables tengas, y el impuesto solidario (por compra de bienes o servicios en el exterior)", subraya.

La falta de dólares se basa en que los argentinos no quieren ahorrar en su moneda, y en una economía en la que en los últimos diez años se compraron US$130.000 millones está claro que a la escasez siempre va a estar. "Eso está generado por la dinámica inflacionaria, provocada, a su vez, por el déficit fiscal y la forma en que se lo financia (en el kirchnerismo, con emisión y uso de reservas, y durante el gobierno de Cambiemos, con deuda en dólares, hasta que se quedó sin crédito y tuvo que recurrir a la emisión)", dice Dal Poggetto.

Daniel Artana, economista de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), señala que hoy el mundo desarrollado no tiene en general restricciones a los movimientos de capitales. "En los países emergentes hubo una discusión sobre si había necesidad de ejercer control a la entrada de capitales; pero el control a la salida de capitales hoy es solo aceptado en determinadas situaciones", enfatiza.

Muchas veces, esta distorsión artificial es un "tiro en el pie", porque, tal como explica Artana, en la Argentina se pone un tipo de cambio más bajo al agro para financiar a la industria pero, a la vez, eso complica a la industria exportadora (que tiene un tipo de cambio un poco mejor que el agro).

Esta política de tipos de cambios múltiples tiene su impacto en el comercio exterior. Marcelo Elizondo, consultor en economía y negocios internacionales, destaca que esto, claramente, repercute en la pérdida de competitividad vía costos, porque el exportador cobra al valor del dólar oficial y además paga retenciones. "Y esos dólares llegan al Banco Central, que los pesifica y los devuelve al exportador en pesos, algo que, a mi entender, podría ser inconstitucional", opina.

Esto concluye indefectiblemente en un salto del tipo de cambio oficial, pero la pregunta es cuándo sucederá eso.

Para Elizondo, esto es un enorme obstáculo para el comercio exterior, porque los costos que tiene el productor van alineados con una inflación que tiene que ver con los tipos de cambio paralelos, de mercado. "Ahí hay un problema de precios contra costos. Además, el segundo problema es el de las expectativas, porque cuando hay una brecha cambiaria cercana al 100%, el exportador entiende que el tipo de cambio oficial se va a acercar a ese valor paralelo en algún momento, una señal de que le conviene esperar (para liquidar divisas o para concretar una operación)", explica el consultor.

La otra cara del comercio exterior está en las importaciones: con el tipo de cambio atrasado son más baratas; entonces, el importador tiene un incentivo a la salida de dólares por el lado de la importación. "En general, esto se soluciona con límites a las importaciones, algo que hoy no ocurre a gran escala, pero sí se puede desatar cuando se normalice el comercio postpandemia", analiza Elizondo.

¿Cómo termina una economía con esta variedad de dólares? "Esto concluye indefectiblemente en un salto del tipo de cambio oficial, pero la pregunta es cuándo sucederá eso. Además, el problema es que ese salto implicará una aceleración inflacionaria", responde Dal Poggetto.

Caamaño, en tanto, opina que esto no es sostenible en el tiempo. "Para peor, esta vez la brecha se aceleró más rápido que en otras oportunidades, porque en ocho meses se recorrió el camino que se había recorrido en dos años con el cepo anterior. Está claro que del cepo se debe salir, pero con eso no basta, porque el desafío de fondo es volver al equilibrio fiscal", concluye el economista.

Quizá si hoy los obreros ladrilleros volvieran a escuchar la pregunta de Perón, podrían responderle: "No solo vimos un dólar, señor Presidente, sino que ahora vemos varios".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.