Dos economías, dos caminos muy diferentes