Durante la secundaria,más capacitación y conexión con las empresas

Tras la controversia por los datos de pobreza y la comparación con Alemania, un análisis del método del país europeo para lograr más empleo
Paula Urien
(0)
5 de julio de 2015  

Hace unos días, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que en la Argentina hay menos pobres que en Alemania. Fue después de que la Presidenta anunciara en el marco de la 39a conferencia de la FAO, el organismo de las Naciones Unidas dedicado a la alimentación y la agricultura, que el índice de pobreza en la Argentina es inferior al 5%. Así el país tiene, según la Presidenta, mejores indicadores que las economías más desarrolladas del mundo.

Sin embargo, tal como publicó LA NACION sobre la base de las estadísticas de las Naciones Unidas, ambos países tienen diferencias importantes y los números juegan a favor de los germanos. La Argentina tiene una población de 41,45 millones de habitantes; un PBI per capita de US$ 14.715, inflación del 27%; tasa de desempleo (bajo duda, con mediciones irregulares) del 7,60% y una tasa de desempleo juvenil del 18,5%. Víctor Beker, ex director de Estadísticas Económicas del Indec y director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, dice que estima que la tasa de desocupación en la Argentina es cercana al 12% de la Población Económicamente Activa (PEA), es decir que hay 2.000.000 de personas sin trabajo.

La PEA es de 17.7 millones de personas. Entre ellas, hay 3.6 millones ocupados en el sector público; 6.8 millones de personas con un trabajo informal y al sector privado formal pertenecen sólo 5.6 millones de personas. Según un informe de Idesa, en 2014 el Estado generó el 85% de los empleos en la Argentina. La mayor parte del crecimiento de la población en edad de trabajar permaneció en la inactividad o se insertó como empleado público.

Los jóvenes tienen enormes dificultades para participar del mercado laboral. En Cippec estiman que cerca de 4 millones de jóvenes argentinos entre 20 y 29 años (el 62% de este grupo etario) no completó la secundaria. Para Cimientos, en realidad, uno de cada dos chicos no lo termina. Pero además, "la escuela secundaria no garantiza los saberes relevantes y está desconectada del mercado laboral", aclara Cippec. Los "ni-ni", o jóvenes que no estudian ni trabajan, suman 900.000 en este país.

Alemania, por otro lado, tiene una población de 80,62 millones de personas, un PBI per capita de US$ 46.268; su inflación anual es de 0,70%; el desempleo 4,70% y la tasa de desempleo juvenil (15 a 24 años) es de 8,10%.

Las diferencias entre la Argentina y Alemania son muchas, pero una de ellas es notablemente diferente: su sistema educativo.

Como en otros países del mundo, las notas de la secundaria sí importan en Alemania y en algunos casos definen si se irá o no a la universidad. Se hace mucho hincapié en la formación técnica de la mano de las empresas. Combina entonces el aprendizaje práctico en una empresa con la capacitación teórica en un centro de formación profesional. A diferencia de la Argentina (que tiene una enorme tradición y cultura de la universidad pública gratuita a la cual todos los egresados tienen acceso y que lleva al ideal de igualdad de oportunidades), no todos los chicos están habilitados para entrar a la universidad una vez finalizados sus estudios.

Pero la aplicación del sistema dual en la Argentina no trabaja bajo esa premisa: sólo toma la posibilidad de formarse dos años después de haber terminado el secundario y por supuesto que la posibilidad de ir a la universidad siempre permanece abierta.

En Alemania el sistema dual comienza en la misma secundaria, que se divide en tres modalidades:

1. Hauptschule: es un nivel básico de estudios, con una duración de seis años. Aprenden después un oficio artesanal.

2. Realschule: son seis años. Permite el acceso a diversas formaciones y también a una universidad normal o a una de ciencias aplicadas.

3. Gymnasium: tiene una duración de 8 o 9 años y al terminar se puede ir a la universidad incluso en toda Europa sin exámenes de ingreso. Hay exámenes teóricos prácticos muy exigentes.

Datos de la Destatis, donde se llevan las estadísticas oficiales de Alemania, informan que del 100% de los chicos que van a la escuela un 34,7% se reciben de la Hauptschule, un 22,3% de la Realschule, un 27,9% del Gymnasium y un 3,8% no se recibe. Según el Ministerio de Formación e Investigación, para mas de 500.000 jóvenes el sistema dual significa la puerta de entrada a una actividad profesional. "Con 7,4% Alemania muestra, por lejos, el menor desempleo juvenil de la Unión Europea", afirman desde el ministerio.

Clases teóricas y prácticas

En este país el sistema dual existe desde hace más de 20 años, pero en ningún momento se invalida la opción de ir a la universidad. Se lleva a cabo una vez finalizada la secundaria y es organizado por la Cámara de Industria y Comercio Argentina Alemana. Yanina Falugue, gerenta de formación profesional de la cámara, dice que todo el costo de la formación de los jóvenes es absorbido por las empresas que participan del sistema. "Aquí, los chicos terminan el secundario y tienen la posibilidad de inscribirse en el sistema dual, que lleva dos años, a través de la cámara. Las empresas toman a los becados con la idea de que sean futuros colaboradores. Son 7 formaciones de acuerdo con las necesidades del mercado laboral." Durante el entrenamiento, los jóvenes reciben una asignación de $ 4000 pesos, mas clases teóricas en los centros de formación y prácticas en las empresas.

BASF, Bayer, Cencosud, Boehringer Ingelheim, Henkel, Mercedes Benz, Siemens y Volkswagen están entre las empresas que participan, en general alemanas. "Hace 22 años que estamos con este programa", dice Carlos Martínez, gerente de RR.HH de Henkel. "Lo interesante es que tenemos entrevistas a fin de año, hacemos una selección de jóvenes de acuerdo a su perfil, pero también ellos tienen que elegirnos a nosotros". Hoy el responsable en Alemania del proceso global de contaduría financiera de Henkel, una multinacional en la que trabajan 50.000 personas, es un joven argentino que participó de este programa.

El dual en la Argentina también existe

  • A diferencia de Alemania, comienza al finalizar el secundario. Se trata de una capacitación teórica en alguno de los centros de formación de la Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana, y un aprendizaje práctico en alguna de las empresas que suscriben al sistema.
  • El título que obtienen, relacionado con alguna tecnicatura, tiene validez en Alemania. Los mejores promedios tienen una beca de estudios allá con todo pago.
  • Ya pasaron por el sistema dual en la Argentina 2500 jóvenes de escuelas públicas, unos 60 por año, desde 1973 que es cuando se estableció en el país. Reciben además de la enseñanza gratuita subvencionada por las empresas, 4000 pesos por mes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.