EE.UU. mide sus armas para lidiar con una recesión