Efecto Trump: días complicados para los mercados emergentes

El Merval cerró la semana con una fuerte caída, al igual que otras bolsas de la región; incertidumbre por las políticas futuras
Sabrina Corujo
(0)
13 de noviembre de 2016  

La semana terminó con tristes récords en los mercados emergentes, gracias al triunfo de Trump. Fue la noticia de que el republicano ganó la presidencia de EE.UU. lo que gatilló la corrección en los activos de riesgo, incluido lógicamente el mercado local. Y no grandes dudas sobre que el desarme y, en consecuencia, la caída en los precios muy posiblemente aún no tocó su piso. Se espera una moderación y hasta rebotes puntuales en algunos activos, pero seguirá un escenario de volatilidad alta en las próximas semanas o meses. Eso obliga a ser más exquisitos y selectivos.

No será en el corto plazo un mercado para cualquier inversor, aunque la recomendación a mediano y largo plazo se pueda mantener constructiva. Ayudaría que los brotes finalmente aparezcan y sean verdes para sostener las proyecciones de crecimiento para 2017, y que la inflación vuelva a un camino descendente.

En el escenario externo las encuestas se equivocaron y erraron en parte los pronósticos de fuertes caídas en los principales mercados. En contraposición a lo esperado los índices americanos volvieron o rompieron, según el caso, su zona de valores máximos, cerrando la semana con subas de entre 3 y 5%. El índice de acciones financieras saltó más de 10% en las últimas cinco ruedas, y el de las farmacéuticas más de 20%. Con mayor escepticismo se recibió la elección en las tecnológicas –el índice que las aglomera subió pero sólo 1%–, o en el sector de energías renovables.

Donde no hubo margen de error fue con respecto a los mercados emergentes, más complicados en una coyuntura de Donald Trump presidente. La razón debe buscarse en los ejes de su campaña. Sobran y sobrarán análisis de todo tipo sobre el proteccionismo a implementar, que incluye desde una posible guerra comercial con China hasta la revisión de tratados regionales, como las consecuencias de un mayor déficit (más deuda) e inflación americana, que se traducen en mayores tasas de interés y un dólar más fuerte pero con selectividad.

Una muestra tuvimos la semana pasada. La tasa americana a 10 años se disparó de 1,85% antes de las elecciones a 2,15% anual el viernes, y la de 30 años pasó de 2,6 a 2,93% anual (niveles de principios de año). Movimiento que produjo un fuerte empinamiento de la curva americana, y que repercutió en el mundo, y lógicamente en los países emergentes.

El sufrimiento de los bonos más largos llegó a la región. En tres ruedas los títulos más largos de Brasil, Colombia y México cayeron entre 3 y 5,5%. Igual comportamiento en los precios de la deuda argentina; el AA46 cerró en US$ 103,5, contra niveles de US$ 107 de hace menos de una semana. El rendimiento saltó arriba del 7.2% anual.

Un dólar más fuerte contra las monedas emergentes fue otro común denominador del ajuste, y guarda su clara lógica. El desarme de posiciones tiene su efecto en monedas regionales más devaluadas. Desde los cierres del martes, cuando aún no se conocía el triunfo del republicano, el peso mexicano cayó 11% contra el dólar, el real brasilero más de 6,5% y el peso colombiano cerca de 4%. Sólo el peso argentino resistió con cierta altura, influenciado por el blanqueo.

Un escenario que permite aún proyectar un dólar no mucho más allá de $ 16 a fin de año, aunque eso no quita la mayor presión y volatilidad posible si la tendencia se profundiza fuerte, y tampoco los análisis que marcarán en términos económicos la pérdida de competitividad contra los principales socios comerciales.

En cuanto a las acciones, los principales mercados de la región cerraron con caídas. El Merval perdió más de 1000 puntos, con una baja de cerca del 7% en la semana. Salvo Tenaris que cerró con suba, el resto de las acciones líderes tuvo bajas y de hasta 20%.

La sensibilidad se mantendrá alta y la recomendación apunta a no actuar por impulso. Sino se liquidaron las posiciones el miércoles, no es hora de hacerlo ahora. Si se busca bajar la exposición hay que esperar rebotes. Incluso hasta podemos llegar a pensar más en comprar, que en vender, siempre de forma selectiva. La primera recomendación es definir cuál es realmente el grado de aversión al riesgo que se puede resistir.

Para un perfil conservador, reducir la duration de las posiciones en bonos es una buena estrategia. Aumentar la ponderación en este caso de títulos con un duration no mayor a 5 años, y evitar los más largos de corto que aún pueden presentar correcciones en el marco de una tasa americana que podría estabilizarse recién arriba de 2.2% anual. Los dollar linked soberanos, o incluso las Letes en dólares se suman como opción para una estrategia de protección.

Malas noticias, bajos valores

El Merval había comenzado la semana con 17.257,56 puntos y la cerró en 15.659,74. Las bajas fueron importantes en casi todos los papeles, con excepción de Tenaris. Uno de los papeles más impactados por el nuevo escenario internacional es San Miguel, empresa productora, industrializadora y exportadora de cítricos: el viernes la cotización cayó 12,46%, baja que se sumó a la de 8,20% del jueves y a la de 3,78% del miércoles.

www.portfoliopersonal.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.