Opinión. El dilema no es cambiar o no, sino los plazos