El exceso de commodities, mano de obra y capital complica a la economía global