El granizo causó pérdidas millonarias

Productores de frutas y hortalizas calculan queperdieron entre 80 y 100 millones de pesos
Productores de frutas y hortalizas calculan queperdieron entre 80 y 100 millones de pesos
Pedro Cifuentes
(0)
5 de diciembre de 2011  

MENDOZA.- La feroz tormenta que hace una semana descargó agua y granizo sobre el departamento de Junín (50 kilómetros al este de la ciudad de Mendoza) y, en menor medida, el valle de Uco, arrasó 7000 hectáreas dedicadas a la producción agrícola y causará pérdidas estimadas entre 80 y 100 millones de pesos, según explicó Mario Abed, intendente de Junín. Las pérdidas se produjeron en sólo un cuarto de hora, durante el que la tormenta destruyó extensas plantaciones de vid, árboles frutales, olivares y hortalizas. El granizo llegó a alcanzar el tamaño de un huevo de paloma en las zonas de La Colonia, Tres Esquinas, Medrano, Barriales y Rodríguez Peña.

Los esfuerzos de los responsables políticos locales (municipios de Junín, Rivadavia, San Martín y La Paz) se centran ahora en tramitar ante el Senado la declaración de emergencia económica, previa a la solicitud de indemnizaciones. Además, los intendentes han empezado a abordar con los ministerios de Producción y Trabajo "el sostenimiento del empleo" en la región para el futuro inmediato. Se calcula que, sólo en Junín, trabajan entre 300 y 400 personas en las fincas afectadas, algunas de las cuales estarán improductivas no sólo lo que queda de esta temporada, sino también la siguiente, al no poderse recuperar los cultivos completamente dañados. Según la declaración oficial, "hay 7000 hectáreas con vid y frutales afectados en un 80 o un 100%".

Aunque el mayor daño se dio indudablemente en los cultivos, algunos animales de granja murieron por efecto de la piedra y diversos ciudadanos tuvieron que ser atendidos por cortes y heridas producidos cuando trataban de proteger sus coches, enseres o mascotas. Tanto en Junín como en la localidad de San Martín hubo decenas de vehículos dañados, vidrios de casas y negocios rotos, techos destruidos, árboles y cables eléctricos caídos y tanques de agua dañados. "Ocho meses sin agua y, en tres días, inundados", lamentaba el intendente Abed. En Mendoza, provincia con clima semidesértico, ha llovido en las últimas dos semanas prácticamente lo mismo que en un año entero normal. La brutal tromba caída en Junín ha vuelto a poner de relieve el debate de las mallas antigranizo, que protegen los cultivos pero no están al alcance de todos los medianos y pequeños productores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.