Pulso económico. El ojo del huracán K