El padre de los BRIC prevé que seguirán siendo el motor global