"El país debe diversificar su matriz productiva"

Federico Poli
(0)
23 de agosto de 2015  

-¿Cuál es la prioridad económica para la Argentina?

-El próximo gobierno tiene por delante una tarea doble. Debe atender las grandes distorsiones macroeconómicas producto de políticas insostenibles en una economía estancada con alta inflación. Y debe poner en marcha una agenda de largo plazo para enfrentar los problemas de fondo: diversificación productiva, empleo de calidad e incremento de la productividad. Así urge salir del aislamiento y plantear, desde la estratégica alianza en el Mercosur, una integración inteligente al mundo. Estas dos tareas son interdependientes: un contexto macroeconómico estable con un tipo de cambio competitivo es condición necesaria para el proceso de acumulación de capital y el desarrollo.

-¿Cuál debería ser la agenda del largo plazo?

-La Argentina debe apuntar a sofisticar y diversificar su matriz productiva, agregando valor y alentando nuevos sectores. Esto requiere alinear un conjunto de políticas: industriales, de I+D+i, de compras públicas, de pymes, de financiamiento a la inversión, de infraestructura y de educación. Es esencial repensar el modelo de inserción en las cadenas de valor, favorecer la internacionalización de las empresas nacionales, apoyar el emprendedurismo y la aceleración de las startups, mejorar la infraestructura digital y apoyar las reconversiones sectoriales. El escenario internacional es desafiante para el sector productivo con nuevas reglas de comercio e inversión, a partir de los megaacuerdos del Pacífico y del Atlántico que impulsa Estados Unidos, y la realidad que impone una revolución tecnológica disruptiva. Tenemos emprendedores y bases productivas y científico-tecnológicas para pegar el salto, pero se necesitan políticas activas y audaces, recursos y capacidades institucionales para llevarlas adelante.

-¿La industria no perdió su lugar primordial en el desarrollo?

-Al contrario, en este escenario global complejo e incierto, la industria recobra relevancia. En los países desarrollados, luego de la crisis, se volvió a hablar (y a invertir) en manufacturas. La pre-ocupación por retener capacidades manufactureras se ve en las políticas industriales de Europa (la Política Industrial Integrada para la era de la globalización de 2008 y la Estrategia de Especialización Inteligente de 2013 de la Comisión Europea) y de Estados Unidos (el "traer de vuelta la manufactura al país", del presidente Obama en su discurso al Estado de la Unión de 2012). África habla de la industrialización como el camino para el desarrollo en su Agenda 2063 (Unión Africana) y China apunta a incrementar capacidades tecnológicas domésticas. Los servicios y en particular las TIC son clave, pero complementan, no sustituyen, a las manufacturas.

El autor es economista

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.