Opinión. El proyecto de ley atrasa 70 años y puede poner en riesgo el mercado inmobiliario