Opinión. El quebranto es mayor de lo que se supone