¿Pagar por trabajar?

Jorge Mosqueira
(0)
31 de mayo de 2009  

Hay una frase que proviene de la pintura abstracta y la astronomía: cuando dos líneas se cruzan en el espacio puede ocurrir algo que realmente nos sorprenda. Un fenómeno similar se produce con las noticias en el mundo, como podrá comprobarse a continuación.

En España se ha iniciado un debate entre los buffets de abogados sobre la obligación o no de remunerar a los profesionales recién recibidos durante los primeros meses o el primer año. Una de las declaraciones, emitidas por el representante de un prestigioso estudio, recogidas por los medios, dice textualmente: "¿Por qué debo pagar por enseñar y formar a un profesional? Bastante que no se cobra al trabajador por esa formación".

En otro lugar de Europa, la puja tiene otras características. Olivier Bernard es un jugador de fútbol perteneciente al Olympique de Lyon que no puede pasar a integrar el equipo inglés de Newcastle porque el club francés exige una indemnización por los años de formación invertidos. Queda por definir, a través del Tribunal Europeo de Justicia, si la indemnización comprende los dineros ya gastados o los que hubiera podido obtener del jugador en el futuro. El fallo influirá, indudablemente, en las relaciones contractuales del trabajo en general.

La posición de algunos de los buffets es delicada y preocupante. Podría extenderse a cualquier otra actividad, donde cualquiera que ingresa a una empresa se lo supone como un aprendiz que, en vez de ser remunerado, debería pagar por recibir el beneficio de capacitarse. En el siglo XVIII la retribución era, por lo menos, un catre y comida. Ciertos excesos de la modalidad de pasantías tienden a parecerse a esta propuesta, pero en caso de prosperar la idea será doblemente difícil acceder a un primer trabajo.

Por su parte, la exigencia del Olympique no carece de fundamento. La inversión sobre el jugador puede ser importante y tienta recuperar aquel dinero. Las primeras cuestiones por plantearse es si es justo que así se haga o debería pertenecer al libre juego del mercado de trabajo y sus riesgos, donde se puede perder o ganar, según las reglas conocidas. Invertir en la capacitación de un empleado incluye, naturalmente, las estrategias para retenerlo.

jorgemosqueira@gmail.com

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.