Tomar en serio las emociones

El biólogo chileno de 80 años protagonizó una jornada de coaching
(0)
31 de mayo de 2009  

"Si usted quiere que haya bienestar en su organización, las personas deben tener presencia, ser vistas y escuchadas. Eso no es una metodología, es una disposición sobre cómo uno quiere convivir." La definición pertenece al chileno Humberto Maturana, doctorado en Biología en la Universidad de Harvard y candidato al Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1958 junto con Jerry Letvin, con quien había registrado por primera vez la actividad de una célula direccional de un órgano sensorial mientras trabajaban en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Días atrás, el experto de 80 años fue invitado a la Argentina para participar de una actividad para coaches organizada por la consultora Sincro y la Asociación Argentina de Profesionales de Coaching (AAPC). Maturana fue acompañado por el equipo del Instituto Matríztico, laboratorio de reflexión, investigación, acción y colaboración en el ámbito de lo humano nacido de la dinámica relacional y operacional que va de la biología a la cultura y de la cultura a la biología. Maturana cofundó el instituto luego de años de dedicarse a la investigación biológica en neurofisiología y neuroanatomía, y al estudio de la percepción y el entendimiento de la biología del conocer y la biología del amar.

Consultado por LA NACION sobre el lugar que tienen las emociones en las empresas, Maturana aseguró: "La humanidad en general se está dando cuenta de que tiene que tomar en serio su vivir emocional". Agregó que si los directivos de las organizaciones quieren generar un ambiente de bienestar para trabajar deberán tener en cuenta esa concientización.

Para Maturana, la angustia está relacionada con las expectativas y se suprime eliminando las exigencias. Parece complicado aplicar esa máxima en las organizaciones, pero Maturana aseguró: "Se logra dejando de ser competitivo y entrando en el mundo de la cooperación y la co-inspiración.

"Si quiero que mi mundo sea competitivo estaré lejos de la colaboración, pero si me interesan las personas y el bienestar de un espacio de trabajo, de convivencia en una empresa, no querré ser competitivo", amplió antes de brindar sus charlas en una sede de la Universidad de Belgrano.

Seguidores locales

Rodolfo Laduz, presidente de la AAPC, comenta que la idea de la coinspiración está desplazando la de liderazgo tradicional. "Desde la mirada del equipo matríztico, el liderazgo no está generando los resultados que busca. Cuando los seres humanos trabajan apoyándose mutuamente, el liderazgo no es necesario. Siempre habrá quien sea responsable por una tarea, pero no porque sea el líder. Esto es muy sutil, pero cambia el mundo organizacional", aseguró.

La revisión es más amplia ya que trasciende al liderazgo para revaluar todo el management que, según el coaching, no puede seguir funcionando con premios y castigos. Proponen un tipo de gestión en el que los resultados no primen sobre el bienestar, sino que convivan.

Consultado sobre cómo podría este nuevo management lidiar con situaciones conflictivas, Fernando Sáenz Ford, presidente del Congreso Argentino de Coaching y vicepresidente de la Aappc, respondió que se trata de aplicar una visión sistémica de la situación.

"No hay que ver sólo la foto del presente -sugirió-, sino analizar cómo unas variables afectan a otras. También hay que preguntarse qué quiere conservar la organización. Es decir querer conservar un espacio social y de bienestar que a la vez genere ganancias es distinto a sólo pensar en la productividad y la ganancia. No niego que se puedan producir reestructuraciones, pero hay que tomar decisiones basadas en miradas amplias."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.