En medio de la crisis, otro giro en el drama de VW