Por tres años. Estados Unidos flexibiliza las visas para trabajar