Guzmán dijo que hay una "gran posibilidad" de que las negociaciones sigan después del plazo del default

En su exposición virtual ante la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el ministro de Economía minimizó el deadline del 22 de mayo, al tildarlo de "fecha anecdótica".
En su exposición virtual ante la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el ministro de Economía minimizó el deadline del 22 de mayo, al tildarlo de "fecha anecdótica". Fuente: LA NACION
Rafael Mathus Ruiz
(0)
19 de mayo de 2020  • 16:48

WASHINGTON.- El ministro de Economía, Martín Guzmán , reconoció que las negociaciones por la deuda con los principales acreedores externos muy probablemente se estiren más allá del próximo viernes, cuando vence un pago de intereses por US$ 503 millones para evitar nuevo default, al indicar que existe una "gran posibilidad" de que el plazo para cerrar el canje de bonos se extienda. Guzmán minimizó de hecho el deadline del 22 de mayo, al tildarlo como una "fecha anecdótica".

Guzmán dijo en un evento virtual organizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos que las negociaciones, a las que calificó de "constructivas", continúan, aunque todavía falta "un trecho" para poder llegar a un acuerdo. Esas discusiones, afirmó, continuarán, incluso más allá del próximo viernes, el "Día D", en el cual vence el período para poder impedir una nueva cesación de pagos.

"Es simplemente una resolución extender el plazo", afirmó el jefe del Palacio de Hacienda. "Ahora estamos en un proceso en el que vemos valor, vemos valor en el proceso que estamos atravesando para lograr un acuerdo sostenible. Creemos que existe una gran posibilidad de que ese plazo se extienda para que eventualmente podamos hacer los arreglos necesarios para lograr un acuerdo sostenible con nuestros acreedores", indicó.

Guzmán incluso relativizó el impacto del plazo, al afirmar que se trataba de una "fecha anecdótica" y que lo relevante era avanzar hacia un entendimiento. "Pensaría en la fecha del 22 de mayo como una fecha anecdótica -afirmó-. Estamos en un proceso, estamos en medio de negociaciones, ambas partes están trabajando con la intención de llegar a un acuerdo."

Ante una pregunta acerca de cómo planea financiar el aumento del déficit fiscal y la posibilidad de un aumento en la inflación por la emisión monetaria, Guzmán dijo que la inflación "ha estado bajando" -aunque las expectativas de inflación han subido- y prometió que el Gobierno mantendrá el déficit fiscal "bajo control", sin dar más detalles.

La exposición del jefe del Palacio de Hacienda, quien fue presentado por el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello , ocurrió cuando restan apenas tres días para que venza el período de gracia con el que cuenta la Argentina para concretar un pago de intereses de la deuda más de 500 millones de dólares. Si el Gobierno y los tres grupos de acreedores con los que negocia no logran forjar un acuerdo para ese día, y la Casa Rosada no concreta ese pago, la Argentina caerá en default por novena vez en su historia.

" Si hay un desenlace que todos quieren evitar, es un default ", dijo, al abrir el evento, Neil Harrington, vicepresidente para el Departamento de las Américas de la Cámara de Comercio.

Tal como había hecho la semana anterior, al exponer en el Consejo de Relaciones Exteriores, Guzmán ofreció su ya tradicional panorama sobre la economía argentina y reiteró, una vez más, que el objetivo principal del Gobierno es resolver la crisis de la deuda, estabilizar la economía, y generar un mercado financiero interno robusto para fomentar la inversión. Insistió en que el oficialismo quiere resolver la crisis de la deuda "de manera ordenada", y afirmó: "Queremos hacer promesas que podamos cumplir, y las promesas que hacemos, porque son promesas que podemos cumplir, las cumpliremos".

El jefe del Palacio de Hacienda evitó dar detalles acerca de cuál serán los pasos que dará el Gobierno a partir del viernes en caso de que no se alcance un acuerdo con los principales grupos de acreedores enfrascados en la negociación.

"Las negociaciones continúan", afirmó. "Estamos totalmente comprometidos con una solución ordenada del problema de insostenibilidad de la deuda que tenía la Argentina. Seguiremos, las negociaciones continuarán. Mientras más pronto lo resolvamos, mejor. Estamos todos trabajando duro para ese objetivo. Lo que necesitamos -insistió- es un acuerdo sostenible. Cualquier acuerdo sirve, el acuerdo tiene que ser sostenible."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.