Hay optimismo entre los ejecutivos globales