Incautan obras de arte del ex dueño de Parmalat

El empresario las tenía ocultas para no afectarlas a la quiebra
(0)
7 de diciembre de 2009  

ROMA.- Una naturaleza muerta de Van Gogh, otra de Gauguin, un Picasso; un retrato de bailarina, de Degas; una pintura de Monet, otra de Camille Pisarro, una acuarela de Cézanne, un Modigliani y varias telas más. Diecinueve capolavori en total, por un valor estimado en 100 millones de euros.

Calisto Tanzi, ex dueño del coloso agroalimentario italiano Parmalat, ocultó este tesoro en bauleras y en sótanos de gente amiga de Parma, su ciudad, para evitar que terminara en manos de miles de ahorristas que aún siguen esperando una indemnización después del crac de la empresa, a fines de 2003, por un agujero negro de 14.000 millones de euros.

En un nuevo escándalo a la italiana, la policía financiera este fin de semana halló y secuestró las diecinueve obras de arte ocultas por Tanzi. Una de ellas, La escollera de Pourville, de Monet, estaba a punto de ser vendida en diez millones de euros a un coleccionista ruso, según descubrió la fiscalía de Parma gracias a las escuchas telefónicas.

Si bien se hablaba desde hace años de un tesoro oculto de Tanzi, que muchos buscaron en Ecuador y en Venezuela, el ex presidente de Parmalat siempre negó tajantemente haber trasladado al exterior dinero u otros bienes. "No tengo ningún patrimonio escondido, no tengo nada de valor", había vuelto a afirmar el lunes pasado Tanzi ante el tribunal que lo está juzgando.

La mentira, que duró seis años, comenzó a resquebrajarse el 29 del mes pasado. Esa noche, un excelente programa televisivo de investigación, Report, de la RAI 3, transmitió la entrevista con un ex guardaespaldas de Tanzi. Este reveló que, en vísperas de la quiebra de Parmalat, unas furgonetas blancas llegaron a la lujosa villa de la familia en Alberi di Vigatto, en la campiña de las afueras de Parma, para llevarse todo lo que había de valor: joyas, pieles y obras de arte. Las furgonetas también se detuvieron en algunos bancos para sacar todo lo que había en algunas cajas de seguridad. Todo, supuestamente, con destino a Suiza.

Ante semejante testimonio, la fiscalía de Parma decidió pinchar los teléfonos de personajes del entorno de Tanzi. Gracias a las escuchas, descubrió conversaciones sospechosas entre Stefano Strini, yerno de Tanzi, casado con su hija menor, Laura, y un magnate ruso. Amén de comprarle a Strini el Monet antes mencionado, al parecer el coleccionista ruso tenía pensado quedarse luego con el resto de las obras.

La transacción iba a realizarse en la exclusiva localidad balnearia de Forte dei Marmi, en la costa de la Toscana, que desde hace unos años es la meta preferida de los millonarios rusos.

"Gracias al programa Report se abrió una nueva pista y decidimos poner bajo control algunos teléfonos", explicó el fiscal Gerardo Laguardia. "Así detectamos a algunos personajes que traficaban obras de arte y nos dimos cuenta de que estaba a punto de cerrarse un trato y de que los cuadros iban a ser vendidos; un golpe de suerte", agregó, sin ocultar gran satisfacción.

Como en una película, fue así que la policía financiera irrumpió el sábado en medio de la reunión que el yerno de Tanzi mantenía con unos traficantes de cuadros. Al verse agarrado in fraganti, Strini se dio cuenta de que no tenía salida. Y decidió colaborar con la Justicia, revelando así el escondite secreto de los cuadros, abandonados en la oscuridad de sótanos y bauleras de tres viviendas de Parma, donde fueron hallados envueltos en cartulinas y celofán como si fueran cosas sin valor.

Los dueños de la casa que custodiaban el virtual tesoro dijeron no saber nada: que sólo le habían hecho un favor a Strini, que antes del colapso de Parmalat les pidió si podían guardar esos paquetes.

Según la prensa italiana, la colección privada de Tanzi servirá ahora para resarcir, en parte, a los miles de pequeños ahorristas que perdieron su dinero al invertir en bonos Parmalat. En cuanto a Tanzi, el hecho de haber mentido y ocultado un tesoro no tendrá grandes efectos en los cargos que pesan sobre sus espaldas: el hombre ya está siendo juzgado por fraude y por haberse quedado con bienes ajenos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.