Innovaciones que podrán verse (y a veces usarse) en 2019

Desde la red 5G para algunas ciudades hasta dispositivos plegables, qué desarrollos se conocerán este año
Desde la red 5G para algunas ciudades hasta dispositivos plegables, qué desarrollos se conocerán este año
Joanna Stern
David Pierce
(0)
10 de febrero de 2019  

Difícilmente le podrían haber salido peor las cosas al sector tecnológico en 2018. El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg y sus amigos debieron disculparse más de una vez por violaciones de la privacidad o por manipulaciones hechas a través de una plataforma. Los coches sin chofer demostraron no estar listos para salir a los caminos y Elon Musk casi se autodestruye en Twitter. Los scooters eléctricos inundaron algunas ciudades, pero fueron vandalizados masivamente. Los picos de las acciones de las compañías tecnológicas dieron paso a caídas en los mercados.

Este año trae un retorno al optimismo y varias innovaciones estarán llegando. A continuación, una síntesis de lo que se espera.

Una mejora del aspecto del software del iPhone. Apple avanzó en puntas de pie en 2018 con un iPhone más "accesible", uno de tamaño exagerado y algunas mejoras del iOS. Para este año se prevé que dará un salto más audaz. En las 13 generaciones de iOS, la pantalla inicial siempre ha sido una grilla simple de íconos de apps. La próxima versión podría cambiar eso. Este también es el año en el que Apple comenzará a permitir a los diseñadores a llevar apps de iOS a MacOS.

El 5G hará su debut en los Estados Unidos. Los proveedores de servicio de ese país piensan tener 5G móvil en un conjunto de ciudades elegidas, en la primera mitad de 2019. Los fabricantes de celulares Samsung y LG prometieron equipos compatibles con 5G. Apple, sin embargo, probablemente esperará otro año. La nueva norma de redes no solo tiene que ver con teléfonos más rápidos. La reducción de la demora en el traslado de la señal entre los dispositivos y las torres permitirá una mejor realidad aumentada y virtual, experiencias inteligentes en el hogar e incluso autos sin chofer.

Facebook enfrentará efectos por problemas de privacidad. Facebook se pasó la última década absorbiendo datos y borracho de poder. En 2019 sufrirá la resaca. Más allá de que seguirá la reacción en contra -caída del precio de las acciones y declinación del uso de sus servicios-, se verán más batallas legales. El fiscal general del distrito de Columbia presentó una demanda contra la compañía por su enredo con Cambridge Analytica. La Comisión Federal de Comercio inició una investigación sobre el incidente. Google tampoco será inmune. Enfrenta un escudriño continuo de legisladores en torno a su acceso al correo de los usuarios y sus violaciones de la privacidad.

Comercio minorista sin intervención humana. La primera vez en la tienda Amazon Go uno se siente extraño. El cliente escanea una app al pasar el molinete, luego toma lo que quiere y... se va. Ningún cajero, ninguna interacción humana, nada más que un recibo por mail que dice exactamente lo que lleva en su bolsa. El futuro del comercio minorista involucra menos cajeros y más cámaras que siguen cada movimiento. Y habrá un agregado/molestia más: avisos con ítems que tomó y luego devolvió al estante. ¿Está seguro de que no quiere esa botella de protector solar?

Harry Potter y la realidad aumentada. ¿Pokemon Go fue algo grande? Espere a que Niantic, la compañía detrás del fenómeno de juegos de realidad aumentada lance su siguiente proyecto, Harry Potter: Wizards Unite (Únanse los hechiceros). Este año se verán muchas más experiencias de realidad aumentada, que pueden convertir esta tecnología práctica en algo de uso diario. Al salir del subte alguien podría apuntar con la cámara a la calle y dejar que una flecha digital de Google Maps le indique hacia dónde ir. En el mundo de los negocios, la tecnología se usará para capacitación y simulación. Y es probable que 2019 sea el primer año en que se vea a personas usando anteojos de realidad aumentada.

Los vehículos sin conductor empiezan a circular de a poco. Si bien habrá entusiasmo en torno a los lanzamientos de Uber y Lyft, no se exagerará en cuanto a sus servicios de taxi sin chofer. Y pueden comenzar a verse unos pocos pequeños robots que hacen delivery.

El streaming con un claro grado de avance. El servicio del cable enfrentará su mayor competencia cuando este año haya más razones que nunca para cortarlo. Netflix hará ruido en el negocio del cine y tendrá más opciones, y algunas compañías lanzarán sus apps. Una de las mayores noticias será el servicio de streaming de Disney, Disney+, que ofrecerá todos sus productos en un solo paquete. Disney está retirando ese contenido de otros servicios.

La inteligencia artificial (IA), de mudanza. La novedad de esta tecnología es que se traslada de la nube a los núcleos de procesamiento. Cada vez que se le pide algo a Siri, Alexa o Google, la voz de quien lo hace es grabada y enviada a la nube -es decir, a computadoras de grandes compañías tecnológicas- antes de oír la respuesta. La dependencia de la IA de esa conexión es problemática para todo, desde la duración de su batería hasta su privacidad. Pero pronto Intel y otros diseñadores de chips móviles presentarán procesadores diseñados para hacer el proceso más localmente. Estos chips permitirán lo que se llama "computación en el borde". Más procesos de IA podrán realizarse en el dispositivo mismo (es decir, en el "borde" de esa red). Y se podría hacer más sin poner en riesgo la privacidad.

Las grandes firmas tecnológicas apuntan a la salud. Si alguien usa un smartwatch o un dispositivo de registro personal, hay muchas posibilidades de que los datos de su salud sean conocidos por grandes compañías de tecnología este año. Amazon comenzó a vender software que hace data de historias clínicas. Y también compró una farmacia online. Apple está en negociaciones con el Departamento de Veteranos para la administración de un software que permitiría transferir historias clínicas a iPhone. El nuevo electrocardiograma del Apple Watch permite compartir fácilmente información sobre la salud cardíaca con el profesional de la medicina.

Un teléfono flexible y que se puede plegar. Que los teléfonos "son demasiado grandes" para que los tengan y usen los seres humanos, o que los teléfonos "serían probablemente mejores si fueran más grandes" son dos premisas que en los últimos años entraron en las discusiones. ¿Cuál es la verdadera? Este año podría darse lo mejor de ambas cosas. Samsung es una de varias compañías que han revelado tener planes para producir teléfonos que se pueden plegar, con un dispositivo del tamaño de un celular que se abre para presentar una pantalla de tamaño tablet. Queda mucha tecnología por desarrollar, dado que aún no es fácil construir pantallas flexibles. En 2019 esos dispositivos probablemente sean productos de nicho, demasiado caros. Pero si los teléfonos plegables despegaran, sería la cosa más importante que pase con la telefonía celular en años. Además, estas pantallas flexibles podrían eventualmente aparecer en el hogar o en el auto. ¿Quién no querría una TV grande de pantalla plegable?.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.