La agitación en Turquía resalta los riesgos de invertir en los emergentes