La crisis de VW pone a su jefe en la cuerda floja