La deuda de las compañías de los países emergentes pierde atractivo