La inversión privada ingresa al petróleo de México a paso lento