La realidad, ¿está en equilibrio o en desequilibrio?

Crédito: Shutterstock
(0)
24 de enero de 2021  • 00:00

Acabo de pagar $150 por un café. ¿Es este un precio de equilibrio o de desequilibrio? Esta es una típica pregunta de examen, cuando lo que se quiere no es verificar si el alumno puede reproducir lo que aprendió leyendo los libros de texto, sino si aprendió a interpretar lo que estudió.

Respuesta para ansiosos: la realidad es la que es; equilibrio y desequilibrio son calificativos que surgen de los modelos con los cuales se la interpreta. ¿Para qué sirve calificar lo que se observa como de equilibrio o de desequilibrio?

Sobre esta cuestión conversé con el norteamericano James Patrick Quirk (1926-2020), quien estudió ingeniería, además de economía. Conoce la profesión por haber sistematizado la denominada economía cualitativa, en sus últimos años se especializó en economía de los deportes. Tocaba el corno en una banda de jazz.

-¿Cuál es la idea de la economía cualitativa?

-Investigar la dirección del cambio (+, -, o bien 0) en el valor de las variables endógenas de un modelo, en respuesta a modificaciones en algunas de las variables exógenas. Sistematicé una vieja idea, siguiendo el enfoque planteado por John Richard Hicks, en Valor y capital, y por Paul Anthony Samuelson, en Fundamentos del análisis económico. Este último sugirió un enfoque de eliminación para analizar la resolución cualitativa de los modelos, idea que sistematizó Kevin John Lancaster, durante la primera mitad de la década de 1960. En 1965, junto con Richard Ruppert, relacionamos la economía cualitativa con la estabilidad del equilibrio, y en 1968, en colaboración con Lowell Bassett y John Maybee, generamos la primera prueba de las condiciones necesarias y suficientes para la resolución cualitativa de los modelos.

-Perdone, pero con el análisis cualitativo no se llega muy lejos.

-De acuerdo, pero si la respuesta a un estímulo es positiva, negativa o neutra, es siempre el primer paso. A propósito, lo que ocurre en economía también pasa en medicina, meteorología o cualquier disciplina. Identificada la dirección del cambio, se puede proceder a estimar su intensidad, otro dato importante. Los responsables del área económica de cualquier gobierno no solamente quieren saber si una devaluación aumenta la tasa de inflación, sino también en cuánto y a qué velocidad.

-En 1972, Nicholas Kaldor publicó un trabajo titulado La irrelevancia de la economía del equilibrio. Si está en lo cierto, ¿para qué la seguimos enseñando en las escuelas de economía?

-Nicky, como lo conocemos en el gremio, exageró para llamar la atención. Comencemos por plantear la utilidad de la idea de equilibrio y desequilibrio. Si nada ocurre esta noche, ¿venderé mañana la misma cantidad de medialunas que vendí hoy?, se pregunta el panadero, quien a las 5 de la mañana tiene que adoptar decisiones irreversibles para tener listos los productos cuando abra el local, un par de horas después. No tiene por qué conocer la nomenclatura, pero claramente el panadero está preguntando si su realidad actual es "de equilibrio o de desequilibrio", en el sentido de si es sostenible en el tiempo o no.

-Con exactitud, no tiene cómo saberlo.

-Así es, pero la experiencia lo lleva a ajustar la cantidad que va a preparar, en función del día de la semana, de si hay pronóstico de lluvia, etcétera. La velocidad del ajuste no es igual en todos los casos.

-Explíquese.

-En los mercados de divisas, de títulos, de acciones, las novedades son absorbidas de manera instantánea. Lo cual implica que, por ejemplo, el precio del dólar en el segmento azul del mercado cambiario siempre es "de equilibrio". A propósito: Rudiger Wilhelm Dornbusch se inmortalizó cuando en 1976 explicó que la diferente velocidad con la cual los distintos mercados absorben las noticias genera sobreajuste en aquellos que se acomodan de manera más rápida.

-¿Para qué sirve calificar una situación como "de desequilibrio"?

-Para tomar decisiones. Los productores de barbijos y de alcohol en gel, como consecuencia del Covid-19, vieron aumentada la demanda de sus productos, pero saben que esto se acabará cuando se masifique la aplicación de las vacunas. Ergo, aumentaron la producción usando más los equipos que tienen e invitaron a su personal a trabajar horas extras; pero difícilmente hayan instalaron nuevas plantas.

-La evolución depende de la tendencia al equilibrio, pero también de los cambios que se producen a lo largo del tiempo.

-Este importante punto es enfatizado por los historiadores. La realidad siempre es una tensión entre una situación de desequilibrio y las novedades. Como ocurre con frecuencia, esto no es igual en el caso de todos los productos.

-Ejemplos.

-Los molinos de viento que se ven en los campos lucen exactamente iguales que hace un siglo. Ignoro si la forma de producirlos cambió, o si "por dentro" son diferentes a como los conocimos viajando por las rutas a mediados del siglo XX; pero estamos ante un lindo caso en el cual las consideraciones de equilibrio y desequilibrio son importantes. En cambio, ¿para qué sirven dichos calificativos en un rubro tan dinámico como la producción de celulares? Si en este caso todos los días se inventan cosas, hasta la producción de los últimos modelos es inevitablemente vieja. Debe ser enloquecedor tener que adoptar decisiones de producción y ventas en estas condiciones.

-Todo esto tiene que ver con la microeconomía, pero en un contexto macroeconómicamente tan incierto, ¿sirve preguntarse por el equilibrio o el desequilibrio de una situación?

-Siempre sirve, la cuestión está en dónde radica la información relevante para realizar tal calificativo.

-Lo escucho.

-Pensemos en un comerciante. Tiene que abrir el local porque, salvo en circunstancias extremas y transitorias, nadie gana plata no vendiendo. ¿Qué precios intenta cobrar por los productos que pone a la venta? Salvo que la tasa de inflación sea muy alta, abrirá con los precios con los cuales cerró ayer. excepto en aquellos productos para los cuales observó mayor demanda. Esto último enfurece a los demandantes, pero es entendible. Los vendedores de autos ofrecen descuentos cuando no venden autos y los disminuyen o eliminan en cuanto se recupera la demanda.

-Así abre el comercio, pero, ¿cómo toma decisiones a lo largo del día?

-Por lo que observa en su mostrador, y por lo que escucha y ve en la radio o en la televisión que tiene prendidas. El quiosquero habituado a venderle a un vecino dos caramelos por día, cuando este le pide 20 caramelos, antes de ponerse contento y vendérselos al precio de la víspera, se pregunta: ¿qué sabe esta persona que yo no? Vive con la radio o la televisión encendidas porque quiere identificar si el vecino demanda más caramelos porque le está festejando el cumpleaños a su nieto, o porque se quiere sacar de encima los pesos que le sobran.

-Don James, muchas gracias.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.