La seguridad del Papa, un reto para el Vaticano