Las empresas industriales se ajustan el cinturón en Europa