Llega el verano y con él, los contratos por temporada