Los argentinos salen de tour de compras por otros países

Uruguay es el destino preferido para cambiar las cubiertas de los autos de lujo, Chile ofrece la electrónica barata y Miami, entre otras cosas, todo el ajuar de un recién nacido
Matías Asconapé
(0)
15 de enero de 2012  

Ir de compras por el mundo ya no es una utopía. Todo lo contrario, hasta puede traer beneficios al bolsillo. Dan cuenta de ello varios porteños que realizan recorridas de compras por otras latitudes.

Los precios bajos y una mayor variedad son los principales motivos que impulsan a los compradores criollos a visitar otros mercados.

Cada país tiene su propia especialidad. Las ofertas de tecnología en Chile son, en algunos casos, similares a los mejores precios norteamericanos. A su vez, los costos bajos de accesorios para bebés en Miami o la compra de cubiertas para vehículos de alta gama en Uruguay también forman parte de los destinos más elegidos.

En las principales cadenas chilenas como Ripley o Fallabela, en muchos casos los productos de electrónica cuestan la mitad que en la Argentina. Ocurre que el país trasandino no tiene una presión tributaria fuerte en este segmento.

Un ejemplo se da en los televisores planos. Un LCD de 32 pulgadas con alta definición, que en cualquier local de Garbarino ronda los 3000 pesos, en la tienda Ripley se consigue por el equivalente en pesos chilenos a $ 1600.

Hasta con el pago del tributo en Ezeiza sigue siendo negocio. Quien pase por la aduana nacional proveniente del exterior deberá abonar el 50% de lo que haya comprado que se exceda de 300 dólares o $ 1290. Aun con el impuesto, el comprador del flamante LCD LG sale ganando, ya que sólo paga $ 150 de tributo.

Los precios suelen sorprender a turistas desprevenidos. "Cuando fui a Chile compré una licuadora, un LCD y una sandwichera en Ripley por menos de 300 dólares", cuenta Ivana Dell'era, quien cruzó la Cordillera por un casamiento y se topó con las ofertas. Y remata: "No creía que era tan barato. Cuando me vaya a vivir sola voy a planear un viaje a Santiago y me compraré todo ahí."

Las ofertas muchas veces son similares a las publicadas en las páginas norteamericanas de venta por Internet como Best Buy. "Siempre que voy compro juegos de Playstation, cámaras digitales o computadoras para mí o para amigos que me piden. Es igual a comprar en Estados Unidos", sostiene Facundo García Dietze, manager regional de Daewoo en América del sur, que suele viajar por trabajo a Chile.

Por otro lado, Miami se transformó en el sueño de cualquier madre que quiera comprar el ajuar para bebés. Y gastar poco. Cochecitos, mamaderas, ropa, juguetes o sábanas de las mejores marcas a menos de la mitad de lo que cuestan en cualquier local porteño.

Laura, una joven empleada que espera su primer hijo para este año, compró su pasaje a Miami con las millas que acumuló con su tarjeta de crédito y una vez allí compró todo lo necesario para cuando nazca su bebé. Para ella, cuenta, se trató de un negocio "redondo".

Hasta llegó a pagar por chupetes, mamaderas y juguetes tres veces menos del precio al que se consiguen en tiendas porteñas. Ejemplo de ello son los chupetes Avent, que aquí se consiguen a 60 pesos el par, mientras que en Miami el costo es de cuatro dólares o 17 pesos.

Otro caso se dio con el cochecito Peg Perego, que compró por unos 400 dólares -alrededor de 1720 pesos-, mientras que adquirirlo en Buenos Aires le hubiera costado alrededor de 4000 pesos. "Me lo regaló mi padre", cuenta.

Ahora, ya no le falta casi nada. "Compré toda la ropa hasta los seis meses y traje 15 mamaderas. Una amiga del trabajo hizo lo mismo", sostiene.

El caso de las cubiertas es distinto. A partir de las trabas a las importaciones, varios contenedores con cubiertas de alta gama duermen en el puerto. A raíz de ello, varios conductores de vehículos de lujo se vieron obligados a cruzar el charco para comprar dicho insumo en Uruguay.

Para intentar cubrir la demanda de este segmento, Fate lanzó al mercado en noviembre del año pasado el modelo Eximia, que fue diseñado por Pinin Farina. "El modelo sirve para un Audi, pero no para todos los modelos", sostiene Osvaldo Calzetta, secretario de la Federación Argentina del Neumático y dueño de la gomería homónima.

La situación parece no tener solución. "El que tiene un auto de lujo está obligado a ir a Uruguay", dice Calzetta. Y se lamenta: "Seguimos alimentando el negocio de otros".

Destinos

CHILE

LCD 32 de 1600 vs. LCD de 3000

En las principales cadenas del país trasandino los productos de tecnología cuestan hasta un 40% menos que en la Argentina.

  • MIAMI

    Las futuras madres aprovechan para comprar cochecitos, ropa o juguetes y pagan hasta tres veces menos.
  • URUGUAY

    A raíz de los faltantes, los conductores de autos de lujo cruzan el charco para cambiar cubiertas.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.