Los bancos aportarán a un fondo para el reaseguro del sistema

La puesta en marcha se postergó ayer Se dispondrá por decreto que las entidades financieras giren a un fondo fiduciario el 6% del monto de depósitos que tenían en noviembre Sedesa tendrá a su cargo la administración
(0)
21 de diciembre de 2001  

Los bancos habrían llegado a un acuerdo para aportar una suma equivalente al 6% de los depósitos promedio que tenían en su poder en noviembre último a un fondo fiduciario que atenderá las necesidades específicas de los bancos locales solventes que, por efecto de la crisis, enfrenten problemas de liquidez "temporaria". La idea se pondría en marcha mediante un decreto.

El manejo del fondo, que será utilizado como verdadera rueda de auxilio del sistema financiero, correrá por parte del Seguro de Depósito SA (Sedesa), entidad que conduce el economista José Carlos Jaime y que administra la garantía de las colocaciones bancarias de hasta 30.000 pesos o dólares.

Sedesa es una sociedad anónima cuyo objeto es administrar -como fiduciario- el Fondo de Garantía de los Depósitos, creado por el decreto 540, de 1995. Sus accionistas son el Estado nacional y la Caja de Valores SA.

El Estado nacional, por medio del Banco Central, es titular de una acción Clase A. Las restantes 999.999 acciones son Clase B y pertenecen -en proporción a sus depósitos- a las entidades financieras aportantes que en agosto de 1995 decidieron constituir un fideicomiso por hasta la suma de $ 999.999, siendo el fiduciario la Caja de Valores SA.

Pero además está habilitada para efectuar aportes de capital, no reembolsables o préstamos a los bancos sujetos a un plan de regularización y saneamiento o aquellos que hayan adquirido activos de otras entidades y asuman a su cargo el pago de los depósitos, cuando ello fuere conveniente para compensar la insuficiencia de dichos activos respecto de los depósitos transferidos.

De esta manera, la gestión de los recursos quedará en manos de una entidad cuyos mayores propietarios son los mismos bancos; en definitiva, los primeros preocupados por evitar que cualquier inconveniente de una entidad pudiera detonar un problema sistémico cuando las bases del mercado bancario local siguen siendo sólidas, según coinciden en evaluar todos los especialistas.

En veremos

La iniciativa cuenta con el aval de las más importantes entidades locales y había recibido el visto bueno de las cúpulas de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra), las dos principales cámaras en las que se agrupan las entidades con actuación en la plaza local.

Pero anoche se dudaba de su puesta en marcha habida cuenta de la incertidumbre existente respecto de las políticas que seguirá el futuro gobierno. Precisamente, de las definiciones que se adopten respecto de la economía en general dependerá la puesta en marcha o no de este plan de auxilio y reaseguro de los bancos.

Según las estimaciones que manejan quienes se encargaron de dar forma al proyecto, el fondo contará inicialmente con unos 4500 millones para atender las necesidades de recursos de los bancos. Esa cifra se suma a los poco más de 9000 millones que ya inyectó el BCRA en el sistema mediante adelantos (4179 millones) y pases contra la garantía de títulos públicos (otros 4880 millones). Y certifica que la entidad monetaria había agotado su capacidad de ayuda.

La constitución del fondo será dispuesta por decreto de necesidad y urgencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.