Competitividad. Los costos del transporte, el punto más débil de las producciones locales