Los fabricantes corren contrarreloj para que los autos bajen de peso