Los pactos comerciales convierten aMéxico en una potencia automotriz