Los servicios están lejos de reemplazar a la manufactura

Dani Rodrik
(0)
19 de octubre de 2014  

El debate mundial sobre el crecimiento en el mundo en desarrollo ha experimentado un profundo cambio recientemente. El revuelo y el entusiasmo de los últimos años sobre la perspectiva de una rápida nivelación con las economías avanzadas se ha evaporado. Pocos son los analistas serios que siguen creyendo que la espectacular convergencia económica experimentada por los países asiáticos y menos espectacularmente por la mayoría de los países latinoamericanos y africanos vaya a mantenerse en los próximos decenios.

Otra comprensión ha calado: los países en desarrollo necesitan un nuevo modelo de crecimiento. El problema no es simplemente que necesiten liberarse de su dependencia de unas corrientes de capitales inestables y de los auges de los productos básicos, que con frecuencia los han vuelto vulnerables frente a las sacudidas y propensos a las crisis. Más importante es que la industrialización orientada a la exportación, que ha sido la senda a la riqueza más segura de la historia, puede haberse agotado.

Desde la Revolución Industrial, la manufactura ha sido siempre la clave para un crecimiento económico rápido. Todos los países que alcanzaron a Gran Bretaña y más adelante la superaron, como, por ejemplo, Alemania, los Estados Unidos y Japón, lo hicieron desarrollando sus industrias manufactureras. Tras la Segunda Guerra Mundial, hubo dos olas de convergencia económica rápida: una en la periferia europea durante los decenios de 1950 y 1960 y otra en Asia oriental a partir del decenio de 1960.

En los dos casos, la base fue la manufactura industrial. Pero hoy en día la manufactura no es lo que era. Ha adquirido una densidad de capital y de conocimientos técnicos mucho mayor y tiene muchas menos posibilidades de absorber grandes cantidades de mano de obra procedente del campo.

Aunque las cadenas de suministro mundiales han facilitado la entrada en el sector manufacturero, también han reducido los beneficios desde el punto de vista del valor añadido que van a parar al país. A consecuencia de ello, los países en desarrollo están empezando a desindustrializarse y a volverse más dependientes de los servicios en niveles de ingresos muy inferiores a los habituales en los países desarrollados, fenómeno que he llamado desindustrialización prematura.

¿Podrán las industrias de servicios desempeñar el papel que correspondió en el pasado a la manufactura? Entre los optimistas figuran Ejaz Ghani y Stephen D. O'Connell, del Banco Mundial. En un estudio reciente, sostienen que las industrias de servicios podrían hacer de impulsoras del crecimiento.

Dos cosas diferencian los servicios de la manufactura. En primer lugar, mientras que algunos segmentos de los servicios son comercializables y están cobrando mayor importancia en el comercio mundial, se trata de sectores que suelen tener una gran densidad de conocimientos técnicos y los trabajadores no especializados que consiguen empleo en ellos son relativamente pocos.

La banca, las finanzas, los seguros y otros servicios comerciales, junto con la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), son, todas ellas, actividades con productividad elevada en las que se cobran sueldos altos. Podrían hacer de impulsores del crecimiento en economías en las que la fuerza laboral esté suficientemente capacitada, pero lo habitual en las economías en desarrollo es que predominen en ellas fuerzas laborales con pocos conocimientos técnicos. En esas economías, los servicios comercializables no pueden absorber más que una fracción de la oferta laboral.

En los países en desarrollo actuales, la mayor parte del exceso de mano de obra es absorbido por los servicios no comercializables que funcionan con un nivel de productividad muy bajo, en actividades como, por ejemplo, el comercio al por menor y las tareas domésticas.

Los aumentos parciales de la productividad en las actividades no comercializables son en última instancia autolimitadores, porque las actividades de servicios no pueden ampliarse sin volver su relación de intercambio contra sí mismas: bajando sus propios precios (y rentabilidad). En la manufactura, los países en desarrollo pequeños podrían prosperar a partir de algunos éxitos en la exportación y diversificarse secuencialmente en el tiempo.

En cambio, en los servicios, donde el tamaño del mercado está limitado por la demanda interior, el éxito continuo requiere aumentos simultáneos y complementarios de la productividad en el resto de la economía. Centrarse en unos pocos sectores no brinda oportunidades rápidas de triunfar. Así, pues, el crecimiento debe depender de la acumulación, mucho más lenta, de capacidades a escala de toda la economía en forma de capital humano e instituciones.

De modo que sigo siendo escéptico sobre la posibilidad de que un modelo impulsado por los servicios brinde un crecimiento rápido y buenos puestos de trabajo como ocurrió en otros tiempos con la manufactura.

El autor es profesor en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton (Nueva Jersey)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.